¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No, es Li Shuai, el guardameta del Guangzhou Evergrande FC, imitando a Superman para atajar un balón de Paolo Goltz, del Club América.

El arquero, de 33 años, exhibió un estado de forma excelente durante la victoria por 2-1 del campeón de Asia sobre el rival mexicano en el agónico partido de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA celebrado en Osaka, que clasificó al conjunto chino para la semifinal contra el Barcelona.

“La actuación de su portero ha resultado decisiva”, declaró el entrenador del América, Ignacio Ambriz, sobre la superioridad de Li, mientras que el técnico del Guangzhou, Luiz Felipe Scolari, alabó a su titular en la portería, del que aseguró que poseía “todas las cualidades que debe reunir un guardameta de primerísima categoría”.

Ni que decir tiene, Li Shuai deberá hacer acopio de dichas cualidades para el choque contra el Barça y su fabulosa delantera, liderada por Lionel Messi. No obstante, también Messi, quien vio puerta este fin de semana en un lanzamiento de falta absolutamente espectacular, deberá encontrarse al máximo de facultades si desea encontrar la manera de superar al heroico arquero del Guangzhou.