Fue considerado el centrocampista con mayor talento natural de su generación. Sin embargo, por muchas razones ajenas al fútbol, Paul Gascoigne no llegó a plasmar dentro de las canchas su increíble potencial. Empezó su carrera en el club de su infancia, el Newcastle United, al que siguieron etapas destacadas en Tottenham Hotspur, Lazio, Rangers, Middlesbrough y Everton.

No obstante, lo que se recuerda con más cariño son sus actuaciones con la selección nacional. El desempeño de Geordie en la Copa Mundial de la FIFA 1990™ fue fundamental en la trayectoria de Inglaterra, hasta que una amonestación recibida en la semifinal hizo saltar sus lágrimas, ya que le impediría disputar una hipotética final. Con esa imagen también se ganó el corazón de sus compatriotas.

Luego ayudó a su país a alcanzar las semifinales del Campeonato de la UEFA 1996, ante su público, y pasó a ocupar un lugar en el imaginario colectivo nacional al firmar un inolvidable tanto frente a Escocia, que festejó de una manera única.

El talento futbolístico supuso la plataforma en la que surgió el enigma que es Gascoigne, aunque su carrera fue igualmente memorable por su carácter voluble y jovial. FIFA.com ha rebuscado en los archivos para encontrar sus frases más ocurrentes y famosas.

“Me gusta ayudar a crear espíritu de equipo en el vestuario. Creo que tengo muchísimo amor que dar”.
Gazza, sobre las técnicas de motivación

“Puse una en la bota. Estaba seguro de que era el primer sitio en el que miraría cuando empezase a oler. Pero metí la segunda entre el asiento trasero y el suelo. Un par de días después, Durie me dio la trucha de la bota. ‘Buen intento, amigo”.
Escondió pescado en el coche de Gordon Durie, una de sus muchas bromas pesadas

“Me sentí orgulloso de jugar un Mundial con Inglaterra. Lo hice muy bien en todos los partidos que jugué. Tenía el mundo a mis pies”.
Gazza, sobre el momento cumbre de su carrera

“Gané el premio al mejor jugador del año y al mejor elegido por los jugadores, dos copas y dos campeonatos de liga, me divertí muchísimo”.
Un repaso a toda su carrera

“Para mí las lesiones no llegan de tres en tres, llegan de treintaitrés en treintaitrés”.
Acerca de las lesiones

“Lo más importante es que el Rangers pase a la Premiership (inglesa)”.
Gazza, geógrafo

“¡Cuando ocurrió pensé que había perdido mi paga familiar!”.
Sobre su famoso incidente con Vinnie Jones

“¡Quiero ese de ahí!”.
Gazza, tras meterse en el acuario de un restaurante italiano para atrapar al bogavante que había elegido

“No te vayas, Abel, seré la madre de tus hijos”.
Compungido y asomado a la ventana de un primer piso, suplicó a su compañero que no se marchase del Everton. Abel Xavier fichó por el Liverpool seis días más tarde. No se sabe si Gazza sigue estando triste

“No duraron más que dos semanas, porque cada vez que me duchaba después de los entrenamientos tardaba una hora en secarme. Tuve que cortarlas trozo a trozo”.
Sobre las extensiones capilares que lució en el Lazio

“Solo fui a hacerme un empaste y salí borracho, ¡menuda anestesia!”.
Cuando fue al dentista antes de la Eurocopa de 1996

“El árbitro iba trotando hacia atrás y les dije a un par de compañeros: ‘mirad esto’. Me agaché y estiré la pierna como si estuviese atándome los cordones. El árbitro me cayó en la pierna. Les hice un guiño a los compañeros y todos nos reímos”.
Cuando zancadilleó a un árbitro