Hoy hace exactamente 19 años que David Beckham marcó uno de los goles más soberbios de la historia de la Premier League: una volea excepcional desde la mitad del campo del Manchester United, que batió por alto a Neil Sullivan, el guardameta del Wimbledon.

Sin embargo, el mediocampista ya había empezado a acaparar titulares con la famosa camiseta roja cuatro años antes. Por entonces formaba parte del fascinante equipo que ganó la Copa Juvenil de la FA, y no era el único futuro astro de aquella quinta del 92, como demuestra la fotografía de más arriba. Entre los Fergie's Fledglings ('los novatos de Ferguson') también se encontraban Gary Neville, Nicky Butt, Robbie Savage, Keith Gillespie y Ryan Giggs.

Todos ellos disfrutaron de carreras estelares en la máxima división del fútbol inglés. Además, el mencionado sexteto, junto con Phil Neville y Paul Scholes, integrantes del equipo del United que en 1993 alcanzó la final de la Copa Juvenil, acumuló un total conjunto de 552 internacionalidades.

El legendario Pelé describió a Butt como el mejor jugador de Corea/Japón 2002. Cuatro años después, Beckham se convirtió en el primer inglés que vio puerta en tres Copas Mundiales de la FIFA™. Puede que su gol más memorable con la selección nacional fuera el que anotó en 2001, un espléndido tiro libre in extremis que arañó para Inglaterra el empate a 2-2 con Grecia y el pase al Mundial a costa del rival.