El guardameta Shay Given sumó su internacionalidad número 134 con la República de Irlanda este martes, en un encuentro amistoso ante Bielorrusia, y con ello se incorporó a un exclusivo grupo de jugadores que han superado los 20 años al servicio de sus selecciones. Given, que ahora tiene 40 años, debutó frente a Rusia el 27 de marzo de 1996, de modo que tras este último partido lleva más de dos décadas con el combinado nacional.

FIFA.com se fija en algunos de estos extraordinarios jugadores que han seguido siendo convocados 20 años después de estrenarse con sus países.

Veteranos mundialistas y futbolistas de récord
En el apartado de las longevidades increíbles con una selección, siempre viene a la mente un nombre mítico: Lothar Matthaeus. El Jugador Mundial de la FIFA 1991, internacional en 150 ocasiones con Alemania, disputó su último partido con el cuadro germano en la UEFA EURO 2000, 20 años y seis días después de su debut. Ganó infinidad de títulos y recibió innumerables distinciones personales, pero el momento culminante de su exitosa trayectoria fue ser el capitán de su país en la Copa Mundial de la FIFA 1990™.

“La verdad es que la época en torno al Mundial de 1990 fue la mejor de toda mi carrera”, confesó Matthaeus a FIFA.com en 2015. “En Italia jugaban los mejores futbolistas del planeta, había muchas estrellas internacionales. Esta rivalidad y el reto que suponía jugar cada fin de semana contra ellos también nos hicieron a todos más fuertes”.

Matthaeus posee el récord de partidos jugados en una fase final de la Copa Mundial de la FIFA (25), pero el de mayor número de clasificatorios corresponde al exdefensor ecuatoriano Iván Hurtado (72). La carrera de Hurtado, como la de Matthaeus, rebasó los 20 años, hasta terminar en octubre de 2014, cuando habían transcurrido más de 22 desde su estreno, en 1992. 

“Si hubiese pensado que iba a ser el jugador con más partidos en la historia de las eliminatorias, me hubieran dicho que estaba loco”, señaló en una charla con FIFA.com en 2015. “Era imposible imaginar que iba a terminar siendo el jugador con más presencias en una competencia tan exigente”.

Una carrera internacional que ha durado 22 años es algo verdaderamente notable, pero Hurtado no es el único que puede presumir de un logro semejante. Pat Jennings defendió la meta de Irlanda del Norte 119 veces entre 1964 y 1986, convirtiéndose en su época en el futbolista de mayor edad que actuaba en una Copa Mundial de la FIFA, cuando jugó su último partido, frente a Brasil en México 86, con 41 años. 

“Empecé en 1964 y tuve que esperar hasta 1982 para que nos clasificáramos para el Mundial”, contó a FIFA.com el exarquero de Arsenal y Tottenham Hotspur. “Contábamos con una magnífica alineación en aquella época y no regalábamos goles. Era muy importante no regalar ningún gol, porque nosotros no lográbamos marcar muchos tampoco”.

El récord de Jennings de futbolista de mayor edad de un Mundial acabaría siendo batido por el camerunés Roger Milla en EE UU 1994 y, luego, por el portero colombiano Faryd Mondragón en Brasil 2014, ambos protagonistas de carreras internacionales que también se prolongaron durante más de 20 años.

“Es un honor para mí”, afirmó Mondragón, tras convertirse en el jugador más veterano del torneo mundialista, con 43 años y tres días, en declaraciones a FIFA.com en 2014. “Con este récord me he convertido en la persona que encarna el fútbol colombiano y la historia del fútbol colombiano”.

Otros mundialistas cuyas trayectorias como internacionales absolutos fueron más allá de los 20 años son el guardameta Mark Schwarzer, que jugó con Australia desde 1993 hasta 2013, y Hossam Hassan, máximo goleador de todos los tiempos de la selección egipcia, autor de 68 goles entre 1985 y 2006. “Jugar un Mundial es el sueño de cualquier futbolista”, explicó Hossam, que representó a los Faraones en Italia 1990, a FIFA.com en 2013. “No hay palabras para describir lo que viví entonces”.

Europeos incombustibles
Mario Frick es el dominador indiscutible de los récords futbolísticos de Liechtenstein. El principal artillero y jugador con más internacionalidades de la historia del país, que militó en el Verona y el Basilea, se despidió de la selección en 2015, 21 años y 351 días después de su debut, en 1993. “Fue una despedida emotiva, perfecta”, reconoció Frick tras enfundarse por última vez la elástica nacional el año pasado.

Al igual que Frick, el legendario finlandés Jari Litmanen posee la marca de mayor número de convocatorias y goles de su país, en un periodo de 21 años. El centrocampista ofensivo, considerado uno de los mejores jugadores que no llegaron a actuar nunca en un gran torneo de selecciones, defendió los colores de Finlandia en 137 partidos, en los que firmó 32 goles.

Litmanen alzó multitud de trofeos con sus clubes, en grandes como el Ajax y el Liverpool, conquistando un total de cuatro títulos europeos en esos equipos, pero Finlandia no conseguiría la clasificación para ninguna gran prueba, de modo que nunca pudo exhibir su calidad en esas citas.

“Siempre sentí un gran orgullo por vestir la camiseta de mi país, y siempre intenté dar lo mejor de mí para llevarla lo más lejos posible, aunque sencillamente no fue suficiente”, dijo Litmanen a FIFA.com en diciembre de 2015. “Muchos de mis compañeros participaron en Eurocopas y en Mundiales. Yo me consolaba como podía, ¡pensando que estaba de vacaciones!”.