• Una carambola propia del billar
  • Un goleador casero decide explorar nuevos horizontes
  • Chucky mejora los números de leyendas de la liga holandesa

11 partidos ha necesitado el extremo Hirving Lozano para anotar diez goles con el PSV Eindhoven en la Eredivisie, menos que Romário, Luc Nilis, Ronaldo, Mateja Kezman, Dries Mertens y cualquier otro extranjero en la historia de la competición. El tanto de la victoria de este mexicano, de 22 años, sobre el Excelsior dejó al PSV con 36 puntos sobre 39 posibles, una cifra récord en lo que va de siglo.

6 partidos marcando más de un gol acumula Mauro Icardi —que viene de sumar dos dobletes consecutivos— en la presente temporada de la Serie A, más que ningún otro jugador de los cinco campeonatos europeos más importantes. Al argentino, de 24 años, le siguen en este apartado Edinson Cavani (5), Ciro Immobile (5), Falcao (4), Harry Kane (4) y Lionel Messi (4).

100% de los ocho goles que suma Memphis Depay en la presente temporada de la Ligue 1 han sido fuera de casa. La pasada campaña, la totalidad de los goles del delantero neerlandés en la primera división francesa fueron en casa.

94 minutos y 23 segundos marcaba el cronómetro cuando Mirko Ivanić anotó el gol más dramático en la historia de la primera división bielorrusa. No en vano, su diana evitó que el Dinamo Minsk conquistara su primer título en 13 años y, al mismo tiempo, permitió al BATE Borisov ceñirse su 12ª corona consecutiva. De hecho, el BATE necesitaba un punto en su visita al Gorodeya en la última jornada para desbancar al Dinamo y, pese a ir perdiendo 3-1 cuando apenas restaban 12 minutos para el final, logró su objetivo. De este modo, el campeón bielorruso le pisa ya los talones al Lincoln en cuanto a títulos de liga consecutivos. El gigante gibraltareño ostenta el récord europeo con 14.

51 posiciones ha escalado Senegal en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola desde la última Copa Mundial de la FIFA™, colocándose así en la 23ª plaza, su mejor puesto histórico. Su posición actual mejora incluso la obtenida por los héroes del fallecido Bruno Metsu, que alcanzaron los cuartos de final en la cita mundialista de Corea y Japón. Los Leones de la Teranga son, en estos momentos, la selección africana mejor posicionada, después de ocupar el 25º puesto de su continente y el 99º puesto en el ranking mundial en junio de 2013.

41 años después de que el Bayern de Múnich se convirtiera en el primer equipo en remontar una desventaja de cuatro goles y sacar un resultado positivo en un choque de la Bundesliga —Franz Beckenbauer, Karl-Heinz Rummenigge, Uli Hoeness, Gerd Mueller y los suyos acabaron ganando 5-6 en Bochum— el Schalke 04 logró por segunda vez semejante heroicidad. El cuadro azulón perdía 4-0 en casa del Borussia Dortmund, su archirrival, transcurrida una hora de juego, pero acabó empatando a cuatro. Con este resultado se igualó el máximo registro anotador (8) en la historia de este derbi.

16 años y 362 días es la edad con la que Yann Bisseck, del Colonia, se convirtió en el segundo jugador más joven en debutar en la Bundesliga, sólo por detrás de Nuri Sahin (16 años y 335 días). El central, que mide ya 194 cm, ha irrumpido con fuerza en la lista de los diez primeros, dejando atrás a nombres tan ilustres como Ibrahim Tanko, Julian Draxler, Christian Worns y Christian Pulisić. Bisseck nació cuatro años y medio después de que su compañero Claudio Pizarro debutara en el fútbol profesional.

4 goles, ni más ni menos, anotó Rod Dyachenko para el Than Quang Ninh, evitando en el último suspiro que el Ha Noi se adjudicara la V-League. Los vigentes campeones vietnamitas debían ganar en la última jornada, pero, a pesar de ir ganando 2-0 y acabar marcando cuatro goles, la hazaña del delantero de origen ruso —pero criado en Estados Unidos— certificó un empate a cuatro que permitió al Quang Nam conquistar su primer título de liga.

3 veces golpeó en la madera el disparo de Gylfi Sigurdsson antes de entrar en la portería del Southampton. El chut lejano del centrocampista del Everton impactó en la cara inferior del larguero, rebotó en la parte interna del poste, botó sobre la línea de gol, volvió a golpear en el larguero y botó de nuevo sobre la línea antes de introducirse en el arco, muy cerca del palo opuesto.