Grandes figuras del mundo del fútbol han asistido el miércoles 8 de marzo al entierro de Raymond Kopa para rendir homenaje a toda una leyenda del fútbol francés. Kopa se convirtió en la gran estrella de Les Bleus en la Copa Mundial de la FIFA de 1958™ y del Real Madrid durante el éxito sin precedentes del club en las competiciones continentales en la década de 1950.

Como era de esperar en el caso de un hombre tan destacado en los anales del deporte, numerosas figuras prominentes de la comunidad futbolística se dieron cita en la ciudad francesa de Angers para despedirse de Kopa. El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, estuvo acompañado en la ceremonia por dos compañeros de Kopa en el conjunto blanco, José Santamaría y Pachín. Entre los presidentes de varios clubes punteros de Francia cabe destacar la presencia de Said Chabane, del Angers SCO, en representación de la entidad en la que Kopa empezó su carrera.

También acudieron a las exequias Just Fontaine, otro de los integrantes más destacados de la selección francesa en Suecia 1958, y Noel Le Graet, presidente de la Federación Francesa de Fútbol. Junto a ellos se encontraba el Secretario General Adjunto de la FIFA, Zvonimir Boban, quien representó a la FIFA en la celebración de la extraordinaria vida de Kopa.

El exmediocampista fue un jugador de talento inconmensurable, que desempeñó una labor decisiva en tres de los cinco triunfos del Real Madrid en la Copa de Europa, y exhibió su gran calidad en los escenarios mundiales con prestaciones deslumbrantes junto a Fontaine en Suecia 1958. Kopa falleció el viernes 3 de marzo a los 85 años de edad, tras una larga enfermedad, y ha sido enterrado en Angers, donde empezó su carrera futbolística con 17 años.  

La muerte de Kopa la semana pasada entristeció al mundo entero. El Presidente de la FIFA, Gianni Infantino, se sumó a las muestras de respeto por el genio de un hombre nacido en el seno de una familia de inmigrantes polacos, con el nombre de Raymond Kopaszewski.

“Raymond Kopa era un jugador excepcional, una inspiración para muchas generaciones, y un hombre cuyo compromiso con el fútbol fue impecable durante toda su vida”, dijo el Presidente Infantino.