Estadounidenses, parisinos y madridistas haciendo cosas que llevaban décadas sin verse protagonizan el último resumen estadístico de FIFA.com, además de un polaco imparable y un gol extraño.

73 años es el tiempo que se mantuvo el récord del Barcelona de marcar en 44 partidos consecutivos de la liga española, hasta esta semana. César y Marià Martín habían ayudado al Barça a ver puerta en todos sus compromisos disputados entre septiembre de 1942 y febrero de 1944. El Villarreal ganaba 2-0 esta semana hasta que un testarazo de Gareth Bale permitió al Real Madrid igualar el registro de su acérrimo adversario, antes de que Cristiano Ronaldo superase a Hugo Sánchez como máximo anotador de penales de la división de honor española, con 57 disparos transformados desde los once metros. A continuación, a centro de Marcelo, Álvaro Morata se convirtió en el principal autor de goles de cabeza de las cinco grandes ligas europeas esta temporada. Tres días más tarde, gracias a un tanto inicial de Isco, el Madrid batió el récord del conjunto catalán y, a pesar de encontrarse en desventaja numérica contra el Las Palmas, otro penal de Ronaldo y un nuevo remate de cabeza del mismo jugador sirvieron para dar al equipo de Zinedine Zidane un empate a 3-3.

50 partidos sin perder es el hito que alcanzó el pasado fin de semana el Real Estelí en la liga nicaragüense, el primer equipo de la historia que lo consigue.

64 años es el tiempo que permaneció el Marsella sin perder un partido en casa por más de tres goles en la Ligue 1 hasta que el París Saint-Germain se llevó un triunfo por 1-5 del Vélodrome en el gran clásico francés. Fue la segunda vez que el PSG materializó más de cuatro dianas contra el Olympique, después de que François M'Pelé se erigiese en gran figura de la goleada de 1978, por idéntico tanteo. El PSG amplió de paso a 14 partidos su propia racha de imbatibilidad ante este oponente, y el Marsella ya ha sufrido tantas derrotas en su cancha este año como en todo 2016. El PSG encadenó luego una victoria el miércoles en Niort, con la que alcanzó los cuartos de final de la Copa de Francia y suma ocho triunfos consecutivos a domicilio, sin distinción de torneos. ¿Logrará un noveno en el Camp Nou?

31 años después de su última victoria sobre México en el Campeonato Sub-20 de la CONCACAF, Estados Unidos repitió esa gesta contra todo pronóstico. El último triunfo de los estadounidenses sobre sus vecinos norteamericanos se remontaba a 1986, un 3-0 que acabaría clasificando a Tony Meola, Jeff Agoos, Marcelo Balbao y compañía para la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA del año siguiente, a expensas de su gran rival. Antes del duelo de este lunes, México presentaba una serie de 20 partidos sin perder, desde el 2-0 sufrido a manos de Canadá en 2009, con un balance de 17 victorias y tres empates, y se había adjudicado todas las ediciones del torneo. Sin embargo, un gol de cabeza del capitán de Estados Unidos, Erik Palmer-Brown, fue el primer tanto recibido por México en una acción con el balón en juego en más de siete horas y media del certamen. El 1-0 acabaría siendo definitivo, y los discípulos de Tab Ramos acarician ya el pase para el próximo Mundial Sub-20, que empieza en mayo.

7 goles en cuatro partidos jugados en 14 días firmó Robert Lewandowski con el Bayern de Múnich, un promedio de uno cada dos días, o cada 37 minutos que estuvo en el campo. Después de marcar sendas dianas contra Arsenal y Hertha de Berlín, el ariete internacional polaco, de 28 años, anotó una tripleta en el inapelable 8-0 sobre el Hamburgo y un doblete en 26 minutos en el 3-0 contra el Schalke. Con ese 8-0 en contra en el Allianz Arena en el partido oficial número 1.000 de Carlo Ancelotti como entrenador, el HSV igualó su derrota más abultada de la historia en la Bundesliga, sufrida también en su visita al Bayern hace dos años. En este duelo, Manuel Neuer mantuvo su puerta a cero por 100ª vez en la Bundesliga con el Bayern, en apenas 183 partidos.

1 milímetro es la distancia a la que la tecnología de la línea de meta determinó que había desplazado el balón fuera del terreno de juego el guardameta del PSV, Jeroen Zoet, otorgando así el domingo al Feyenoord uno de los goles más emocionantes de la historia de la Eredivisie. Ambos equipos empataban a 1-1 cerca del final de la contienda, hasta que un guante de Zoet frenó en seco un tiro de Jan-Arie van der Heijden sobre la pintura blanca. El número 1 del PSV recogió la pelota para protegerla contra su pecho, pero el “ojo del halcón” detectó entonces que había traspasado mínimamente la línea, dando al Feyenoord un gol con el que aventaja en cinco puntos al Ajax en el liderato y pone prácticamente fin a las aspiraciones de su rival de hacerse con el título.

Curiosamente, el De Kuip es el único estadio en el que funciona la tecnología de la línea de meta durante la segunda mitad de esta temporada en la liga neerlandesa, después de aplicarse en el Amsterdam Arena en la primera. Tras este resultado, el Feyenoord encadena diez victorias en la Eredivisie por primera vez desde que Paul Bosvelt, Brett Emerson, Robin van Persie, Bonaventure Kalou y Pierre van Hooijdonk acumulasen 13 seguidas en 2003, y puso asimismo fin a la excepcional trayectoria de 24 partidos sin perder como visitante del PSV, a sólo uno del récord de la primera división de los Países Bajos, que pertenece al Ajax.

7 goles se marcaron en el triunfo por 3-4 del Mónaco sobre el Marsella a mediados de la semana, tantos como atajadas se realizaron en más de 120 minutos.