• David Villa y un gol desde una distancia increíble
  • El "Messi japonés", récord en el fútbol nipón
  • AS Mónaco ingresa en un club exclusivo de apenas tres equipos

51 metros es la distancia desde la que David Villa batió con una parábola imposible al guardameta del Philadelphia Union, Andre Blake, para sentenciar en Pennsylvania la primera victoria a domicilio del New York City FC desde octubre.

167 partidos es, increíblemente, lo que ha tardado el Juventus en alinear exactamente el mismo once inicial en dos encuentros consecutivos de la Liga de Campeones de la UEFA. La decisión de Massimiliano Allegri de repetir íntegramente el equipo de titulares que ganó por 3-0 en Turín consiguió el efecto deseado. Con el empate a 0-0, la Juve se convirtió en el tercer equipo que ha mantenido su puerta a cero contra el Barcelona en una eliminatoria de la competición: los dos anteriores, el Manchester United en 2007/08 y el Bayern de Múnich en 2012/13, acabaron aquellas campañas levantando el trofeo. El Juventus lleva ya casi nueve horas sin encajar ningún gol en la Liga de Campeones. Esta última imbatibilidad de Gigi Buffon ha puesto fin a la racha de 15 victorias consecutivas en el Camp Nou en la competición continental que poseía el Barça, durante la cual había anotado 50 tantos.

11 nacionalidades diferentes en la alineación titular hicieron del Granada el primer equipo de la historia de La Liga que ha empezado un partido sin ningún jugador español sobre el terreno de juego. El entrenador inglés Tony Adams eligió para su debut en el banquillo del conjunto andaluz a Guillermo Ochoa (México), Matthieu Saunier (Francia), Sverrir Ingi Ingason (Islandia), Rubén Vezo (Portugal), Gastón Silva (Uruguay), Uche Agbo (Nigeria), Mubarak Wakaso (Ghana), Rene Krhin (Eslovenia), Andreas Pereira (Brasil), Artem Kravets (Ucrania) y Ezequiel Ponce (Argentina). El rival, el Celta de Vigo, empezó el encuentro con seis jugadores españoles y ganó por 3-0. El resultado deja al Granada con un solo punto de los 21 posibles, y además amplia a nueve encuentros el registro de imbatibilidad del Celta en los partidos directos contra el conjunto nazarí.

35 goles antes de cumplir 22 años ha logrado Cyle Larin, con lo que se ha convertido en el primer jugador de la historia de la MLS que logra esta gesta. Dos días antes de su cumpleaños, el delantero del Orlando City marcó de volea para sentenciar la victoria de los suyos por 2-1 contra el LA Galaxy en el tiempo de descuento. Se trata del cuarto triunfo consecutivo del conjunto de Florida por un único gol en el estadio Orlando City, y convierte al equipo en el primero de la MLS que gana sus primeros cuatro partidos en su nuevo hogar: LA Galaxy, New York Red Bulls y San José Earthquakes habían empezado su andadura en el Home Depot Center en 2003, en el Red Bull Arena en 2010 y en el estadio Avaya en 2015 con diez puntos de los 12 posibles. Larin, que debutó en la selección de Canadá mientras jugaba en la liga universitaria con el Connecticut Huskies y fue la primera elección global en el SuperDraft de la MLS en 2015, ha marcado cuatro goles en otros tantos partidos en el estadio de Orlando.

15 años y 315 días de edad tenía Takefusa Kubo este sábado, cuando se adjudicó el récord de goleador más joven de la historia del fútbol profesional japonés. “El Messi japonés”, formado en la venerada Masía, la cantera del Barcelona, se fue de dos defensas y lanzó un potentísimo disparo que se metió en la portería tras chocar con fuerza primero contra el travesaño y acto seguido contra el palo largo. Kubo otorgó así al equipo sub-23 del Tokio una victoria por 1-0 sobre el Cerezo Osaka sub-23 en la J3.League

"Y, por supuesto, muy feliz por el gol". David Villa en su cuenta de Twitter.

goles marcaron en total el Perth Glory y el Melbourne City en la última jornada de la temporada regular, los suficientes para igualar el partido con el resultado más abultado de la historia de la A-League, pero no los bastantes como para garantizarle al Perth Glory que su inminente encuentro en los play-offs se dispute en Australia occidental en lugar de en Victoria. Los de Perth necesitaban un triunfo por un margen de cuatro tantos para desbancar al Melbourne City del tercer puesto por diferencia de goles, y llegaron a alcanzar una ventaja de 4-1 cuando el suplente Nebo Marinkovic batió la puerta rival con el remate de un tiro libre en su primer toque del balón. Sin embargo, en un partido que produjo siete goles en la segunda parte, y cuatro de ellos en los últimos diez minutos, el Perth se llevó la victoria por un margen escaso e insuficiente (5-4). Tim Cahill anotó un doblete, que puso su cuenta particular en cuatro goles en cuatro encuentros. En el resto de la jornada, otro jugador afincado en Melbourne, el delantero kosovar del Victory, Besart Berisha, de 31 años, es oficialmente el primer futbolista de la historia de la A-League que alcanza los 100 goles en liga.

clubes han pasado de integrar el bombo 4 de la Liga de Campeones a las semifinales de la competición, y ahora uno de ellos lo ha logrado dos veces. Sirhiy Rebrov y Andriy Shevchenko propulsaron al Dynamo de Kiev hasta esta gesta contra todo pronóstico en 1998/99, Ludovic Giuly y Fernando Morientes ayudaron al Mónaco a hacer lo propio en 2003/04, y Mario Goetze y Robert Lewandowski brillaron con fuerza en la increíble trayectoria del Borussia Dortmund en 2012/13. El Mónaco fue uno de los ocho contendientes que cayeron en el bombo número 4 esta temporada, junto con clubes como el Rostov, el Copenhague o el Ludogorets, pero terminó sus victoriosos cuartos de final contra el Dortmund con un récord: el primer equipo que anota al menos tres goles en cuatro encuentros eliminatorios consecutivos en la Liga de Campeones. Kylian Mbappe protagonizó la estadística más sonada: convertirse en el primer jugador que ve puerta en cuatro partidos eliminatorios seguidos en la competición europea de clubes. Thomas Lemar, otra promesa del conjunto del Principado alcanzó otra gesta digna de mención: ha registrado una asistencia en cuatro partidos eliminatorios consecutivos por primera vez desde que el gran Andrés Iniesta lo logró hace seis años.