• Murió a los 81 años de edad en Barranquilla
  • Anotó en Chile 1962 el único gol olímpico en un Mundial de mayores
  • Se lo marcó al mítico Lev Yashin, de la Unión Soviética

Marcos Coll, autor del hasta hoy único gol olímpico en la historia de la Copa Mundial de la FIFA, falleció el lunes 5 de junio por la noche en Barranquilla, según confirmó su familia a la prensa el lunes 6.

Coll, de 81 años, estaba internado en un hospital desde mediados de mayo por problemas respiratorios. "Murió cera de las 22:30, de una manera muy tranquila, casi que agradable", contó uno de sus hijos.

Hijo de Elías Coll, el primer árbitro FIFA de Colombia, y padre del también futbolista Mario Alberto Coll, Marcos supo ser un mediocampista de casi dos décadas de carrera sobre todo en su país, aunque también jugó en Argentina y México.

Coll saltó a la fama durante el Mundial de Chile 1962, al anotarle un gol directamente de córner a Lev Yahis, el inolvidable arquero de la Unión Soviética, en un partido válido por la primera ronda.

"Hubo un enorme rugido porque marqué un gol contra el hombre que era el mejor portero del mundo en ese momento", decía Coll en una entrevista a FIFA a principios de 2014.

"Todo el mundo estaba emocionado porque había marcado un gol olímpico directo desde la esquina. Fue un gran incentivo para mi país. Realmente fue una locura", agregó.

Aquel 3 de junio en el estadio Carlos Dittborn de Arica, Coll se ganó el apodo que lo acompañaría para siempre: El Olímpico.

Paradójicamente, la muerte lo encontró apenas tres días después de cumplirse el 55° aniversario de su hito.

Colombia, que hacía su debut mundialista absoluto en Chile, había caído 2-1 con en el debut con Uruguay, y perdía 4-1 en el momento del gol olímpico. El tanto de Coll envalentonó a los suyos, a punto tal de concretar un impensado 4-4 ante una selección que era candidata al título.

Es cierto que los colombianos cayeron luego con Yugoslavia por 5-0 y quedaron eliminados del torneo, pero Coll ya había hecho historia.

Una historia que, con su partida, se convierte en leyenda, y como tal será recordada con lujos de detalles cuando vuelva a suceder en una Copa Mundial de la FIFA.