• La dinamita de las danesas
  • La paradoja de los penales austriacos
  • Y la puntería de un vasco en Polonia

72 segundos de juego faltaban cuando Jordan Lotomba, de 18 años, anotó de cabeza a los cuatro minutos de entrar en la cancha el gol que situó al Young Boys en la eliminatoria de repesca de la Liga de Campeones de la UEFA y eliminó al Dinamo de Kiev, por el valor doble de los tantos a domicilio.

43 años habían pasado desde la última victoria de las Leonas inglesas sobre las Bleues hasta que Jodie Taylor resolvió, con su quinto gol en tres partidos en la Eurocopa Femenina de la UEFA, su eliminatoria de cuartos de final. Inglaterra ganó los dos primeros enfrentamientos entre ambas selecciones, en 1973 y 1974, pero Francia se mantuvo invicta en los 19 posteriores. Inglaterra puso fin a su racha de siete triunfos consecutivos en la Euro al caer por 3-0 ante Países Bajos en semifinales.

22 años duró el reinado de Alemania como campeona de la Eurocopa femenina hasta que un adversario histórico le privó de un séptimo trofeo consecutivo. Desde que Steffi Jones, Silvia Neid, Heidi Mohr y compañía perdieron 3-1 frente a Dinamarca en su partido por el tercer puesto de 1993 —menos de 12 meses después de que los campeones de la Copa Mundial de la FIFA™ sucumbiesen contra todo pronóstico ante la Dinamita Danesa en la final de la EURO 1992—, Alemania sumó 8.793 días sin perder un partido de la fase de eliminatorias de la Eurocopa femenina, hasta que ese mismo oponente le venció por 2-1 en cuartos de final de Países Bajos 2017.

18 segundos de juego pasaron apenas entre un gol que puso por delante a Sportivo Estudiantes al final del partido y el empate de Los Andes en la última jornada de la Primera B argentina. Estudiantes, que no debe confundirse con el club del mismo nombre de La Plata, conservaría el empate a 1-1, y se salvó del descenso por muy poco.

10 goles en lanzamientos de falta directos en la MLS es el registro logrado por Sebastian Giovinco, del Toronto FC, que bate así el récord histórico que compartía con Jeff Larentowicz y Javier Morales.

8 goles que no tuvieron réplica fueron los que endosó el Sydney FC al Darwin Rovers, en el triunfo más abultado de la historia de la FFA Cup. Bobo igualó el récord de más goles en un partido de la competición, que correspondía a Matt Sims en solitario, y se convirtió de paso en el tercer jugador del Sydney que ve puerta cuatro veces en un encuentro, después de David Zdrilic en 2005 y Alessandro Del Piero en 2013.

6 goles en tres partidos ha materializado Igor Angulo en el regreso del Górnik de Zabrze a la primera división polaca, y todo ello en el espacio de 27 minutos, entre el 38 y el 65. El futbolista vasco, de 33 años, lleva ya 14 tantos en sus nueve últimos encuentros con el club que comparte la primera posición del palmarés de la Ekstraklasa, con 14 títulos.

4 penales consecutivos falló Austria en su eliminación en semifinales de la Eurocopa femenina, todos ellos lanzados por jugadoras que habían ayudado al equipo a transformar cinco tiros seguidos desde los once metros en cuartos. Sarah Puntigam desaprovechó una pena máxima en el tiempo reglamentado, y Laura Feiersinger, Viktoria Pinther y Verena Aschauer malograron sus disparos en la tanda de penales, lo que permitió a Dinamarca llegar a su primera final de la Eurocopa femenina, en el sexto intento.