• La RI de Irán adereza su bronce mundialista con otra corona asiática
  • El certamen se celebró en Chinese Taipei por primera vez
  • El iraní Ali Asghar Hassanzadeh, elegido mejor jugador del campeonato

En el fútbol once, la competencia por la supremacía asiática está bastante equilibrada, como quedó patente el año pasado en el desenlace de la fase de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA en el continente más poblado del mundo. Sin embargo, no puede decirse lo mismo del fútbol sala, donde la RI de Irán volvió a refrendar su hegemonía de forma contundente.

Los iraníes arrollaron en Chinese Taipei de camino hacia su 12º cetro continental, revalidando el domingo su título conquistado hace dos años. Sólo Japón ha podido romper el dominio absoluto de Irán imponiéndose en 3 ediciones, pero esta vez los nipones no fueron rival en el choque decisivo. Los iraníes demostraron que su histórico tercer puesto en la Copa Mundial de Fútsal de la FIFA Colombia 2016 no fue un golpe de suerte, triunfando en la final por un inusualmente abultado 4-0.

Gran alcance por toda Asia
Un total de 30 selecciones de todos los rincones de Asia disputaron la fase de clasificación, demostrando el creciente atractivo del fútbol sala en gran parte del continente. Chinese Taipei albergó el certamen por primera vez, aunque previamente ya había recibido a las mejores selecciones del planeta en la Copa Mundial de Fútsal de 2004.

Ese elenco de 30 países quedó reducido a los 16 combinados que se enfrentaron durante 10 días en Nueva Taipei. Naturalmente, gran parte de la atención se centró en el equipo anfitrión, pero a pesar de su victoria sobre Malasia, Chinese Taipei vio cómo Bahréin le arrebataba por los pelos el pase a cuartos. Vietnam encabezó el grupo, pero a continuación, los semifinalistas de 2016 cayeron eliminados ante Uzbekistán.

En los Grupos B y C no hubo sorpresas, tras quedar al frente Japón e Irán, escoltados respectivamente por Uzbekistán e Irak. Entretanto, Líbano se erigió en el equipo revelación. Pese a no haber accedido nunca a una semifinal continental, los Cedros encabezaron el Grupo D tras derrotar por 5-2 a Tailandia, semifinalista en 2016. Sin embargo, la aventura libanesa terminó en cuartos, con una dolorosa derrota en la tanda de penales (8-9) ante Irak.

Los méritos de Irán

  • Jugador más realizador: Hossein Tayebi (14 goles)
  • Equipo más goleador: 46
  • Mejor jugador del campeonato: Ali Asghar Hassanzadeh

Japón se deshizo de Irak por un cómodo 3-0 en la primera semifinal, mientras que la RI de Irán aplastó a Uzbekistán por 7-1. En la final, a pesar del desequilibrado tanteo, fue Japón quien dominó en los primeros compases, pero pagó caro el haber perdonado ante la portería contraria.

El mejor jugador del certamen, Ali Hassanzadeh, abrió el marcador a falta de un minuto para concluir el periodo; y los iraníes remataron la faena a lo grande, marcando otros tres goles para revalidar su título.

“Sí, al principio del encuentro estuvo un poco complicado, pero confiaba al 100% en que nos repondríamos y marcaríamos los goles que necesitábamos para ganar”, declaró el jugador iraní Alireza Rafieipor. “Esta victoria es sólo el principio para nosotros. A partir de ahora, nos concentraremos en el Mundial de 2020. Somos la tercera selección del mundo, y todos esperan que mejoremos más aún”.

Notas recomendadas