Puntería, sorpresas y un cambio oportuno
© AFP

El extraordinario acierto rematador de la Alemania sub-17 y el de un estadounidense de 21 años protagonizan el último repaso estadístico de FIFA.com, junto a los resultados sorprendentemente favorables de Nueva Zelanda (mujeres), Venezuela (hombres) y el Cerezo Osaka.

19%

 es el porcentaje de disparos a puerta de Alemania que han acabado en gol en lo que llevamos de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA 2011. Gracias a esa excepcional puntería en sus remates, los germanos han accedido con autoridad a las semifinales de esta competición por cuarta vez en ocho participaciones. Así, Alemania vapuleó por 6-1 a Ecuador pese a registrar un 15 a 20 desfavorable en el total de disparos; goleó por 4-0 a Estados Unidos aun habiendo buscado menos veces el tiro a puerta que los norteamericanos; y ganó por 3-2 a Inglaterra en cuartos de final, a pesar de que su víctima le superó por un claro 24 a 15 en cuanto a remates intentados. Ese último resultado supuso apenas la segunda derrota de los ingleses en la historia de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA. La anterior, curiosamente, se produjo ante el mismo rival hace cuatro años, cuando Toni Kroos capitaneó un 4-1 a favor de la Mannschaft. El próximo escollo para los discípulos de Steffen Freund es una semifinal contra México, que ha marcado 12 tantos de 93 disparos (13%) en lo que va de torneo. Alemania, que hasta la fecha ha acumulado 18 dianas en 5 encuentros, solamente necesita ver puerta otras 4 veces para igualar el récord de goles en una misma edición, que posee España desde Egipto 1997.

7

 minutos es todo lo que necesitó Esteban Paredes para dar el empate a Chile y, de esa forma, encarrilar su triunfo por 2-1 sobre México en su estreno en la Copa América 2011. Con ese tanto, el delantero de 30 años justificó rápidamente el primer cambio realizado por Claudio Borghi desde que tomó las riendas de la Roja. Paredes salió al campo poco antes de cumplirse la hora de partido, cuando su equipo perdía por 0-1, y solamente tardó siete minutos en remachar el balón a gol, abriendo el camino para la primera victoria de Chile ante El Tri en la historia de la competición. México se había impuesto en 3 de sus 4 enfrentamientos previos, mientras que el duelo restante había arrojado un empate.

5

 goles por partido había recibido Venezuela como promedio en sus 5 primeros choques contra Brasil en la Copa América (todos ellos perdidos). El pasado domingo, sin embargo, en su sexto duelo contra la Seleção, la Vinotinto mantuvo su portería inmaculada por primera vez (al tiempo que sumaba su primer punto ante los Auriverdes en la competición), gracias al 0-0 que arrancó en La Plata. De paso, con ese resultado, la selección menos laureada de la CONMEBOL mejoró su impresionante balance reciente contra los pentacampeones mundiales. Así, después de haber perdido sus 17 primeros encuentros contra Brasil entre 1969 y 2005, con un saldo de 78 goles en contra y solamente 4 a favor, Venezuela acumula ya una victoria y dos empates en sus cuatro últimos enfrentamientos particulares (tres de ellos, sin recibir ningún gol). La victoria más abultada que ha logrado Brasil sobre Venezuela sigue siendo aquel 7-0 de la Copa América 1999; toda una lección de fútbol en la que Ronaldo y Amoroso marcaron dos tantos cada uno, y en la que un Ronaldinho con 19 años salió del banquillo para apuntarse su primer gol como internacional, después de dos toques de balón que dejaron boquiabierto al público.

5

 goles le endosó el Cerezo Osaka al Kashiwa Reysol el pasado sábado, para infligir al todavía líder de la liga japonesa su derrota más abultada en casi seis años (5-0). Desde que en octubre de 2005 cayera por un aplastante 7-0 ante el Urawa Red Diamonds (una victoria que se quedó a un solo gol de diferencia del récord histórico de la J-League), el Kashiwa nunca había perdido por más de cuatro goles en las dos principales categorías del fútbol nipón, a pesar de sufrir dos descensos. Por lo demás, nada hacía presagiar que los hombres de Nelsinho Baptista no fuesen a mantener esa estadística en la 14ª jornada, después de haber sumado 13 puntos de 15 posibles en sus cinco anteriores partidos a domicilio; mientras que su rival, en peligro de descenso, todavía no conocía la victoria en su feudo en lo que iba de temporada. Sin embargo, los goles de Takashi Inui, Rodrigo Pimpão, Martínez, Ryuji Bando y Shu Kurata hicieron al Cerezo igualar la victoria más abultada de esta campaña e, indirectamente, permitieron al Yokohama Marinos recortar la ventaja del líder Kashiwa a un solo punto. Curiosamente, estos dos mismos equipos ya ofrecieron en 1998 el mayor aluvión de goles en la historia de la competición, cuando los Reyes del Sol se impusieron por 5-7 en Osaka.

4

 partidos seguidos del FC Dallas han tenido como goleador a Brek Shea, hasta equipararlo con Charlie Davies, Landon Donovan y Thierry Henry al frente de la tabla de artilleros de la presente Major League Soccer. No está nada mal para un jugador que empezó la temporada… ¡como defensa! De hecho, fue una lesión sufrida a finales de abril por el colombiano David Ferreira (el jugador más valioso de la pasada liga) lo que llevó al entrenador del Dallas, Schellas Hyndman, a subir a Shea a la posición de interior izquierdo. Y a partir de entonces, el internacional estadounidense de 21 años y 1,91 metros de estatura ha respondido apuntándose el 42% de los tantos de su equipo. El último de sus goles se lo metió al Columbus Crew, tras abalanzarse en el área pequeña a por un rechace y encarrilar así el 2-0 final para su equipo. Con esa victoria, el FC Dallas se colocó a sólo dos puntos del líder de la Conferencia Oeste, el Galaxy de Los Ángeles, que, pese a no poder pasar de un 0-0 en casa ante el Seattle Sounders (se trataba del cuarto empate en los últimos cinco encuentros del conjunto californiano; y del tercero sin goles…), amplió su racha a 11 partidos seguidos sin perder. Mientras tanto, gracias al punto obtenido, el Seattle Sounders puso fin a una serie de cinco derrotas consecutivas contra el Galaxy en la MLS.

2

 goles metió de forma agónica Nueva Zelanda en el tiempo de descuento para arrancar un empate el martes ante México y, de esa forma, lograr el primer punto de su historia en la Copa Mundial Femenina de la FIFA. Tras haber perdido sus tres partidos en las ediciones de 1991 y 2007, así como los dos primeros jugados en tierras alemanas, las Kiwis parecían abocadas a su novena derrota consecutiva, después de cumplirse el tiempo reglamentado con 2-0 abajo. Sin embargo, Rebecca Smith logró acortar distancias de cabeza antes de que, ya en el minuto 94, la suplente Hannah Wilkinson estableciese el empate, desatando la euforia entre las jugadoras neozelandesas.