Al igual que en muchos otros países del mundo, en Japón también rige el refrán de "bien vestido, bien recibido". La megalópolis de Tokio, por su rango de ciudad de la moda, es uno de los sitios donde mejor funciona esa máxima. Pero en el país del sol naciente, además de la ropa y los zapatos, también el fútbol marca la pauta, y no sólo desde que la selección nacional ganara la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011.

Inspirándose en la cita mundialista masculina de 1998 en Francia, así como en el magnífico ambiente y las perspectivas suscitadas por la prueba reina en su propio país cuatro años más tarde, Hirofumi Kiyonaga decidió diseñar camisetas para su club de fútbol imaginario, el FC Real Bristol.

En el vídeo de la semana podrás conocer de cerca al modisto, cuyo objetivo declarado es hacer campaña en pro del fútbol a través de sus creaciones. "Me gustaría que la gente en primer lugar se interesara por nuestros diseños y que luego lo hiciera por el fútbol, bien practicándolo ellos mismos o bien yendo a ver los partidos a los estadios", explica Kiyonaga.

El artista japonés, sin embargo, aún no ha podido cumplir su mayor sueño. Si quieres averiguar cuál es, mira el minidocumental que FIFA.com ha preparado para ti.