El Manchester United conquistó la Copa Mundial de Clubes de la FIFA en Yokohama en diciembre de 2008. En aquella final, los Diablos Rojos se impusieron por 0-1 al Liga de Quito ecuatoriano. Una jugada soberbia de Cristiano Ronaldo, que sirvió en bandeja el gol a su compañero Wayne Rooney, bastó al equipo de Alex Ferguson para adjudicarse un encuentro de lo más disputado.

El representante sudamericano, que partía en aparente desventaja frente a su rival, gozó de una inmejorable ocasión nada más comenzar el encuentro, pero el Manchester United se hizo con el dominio del juego conforme fueron pasando los minutos. Sin embargo, la expulsión del defensa serbio Nemanja Vidic, por agresión, supuso una inyección de moral para los de Quito. Mediada la segunda parte, el guardameta Edwin van der Sar salvó al conjunto inglés de la derrota en más de una ocasión. Pero entonces aparecieron Cristiano Ronaldo y Rooney, cuya perfecta combinación resultó en el tanto decisivo de la final.

FIFA.com recuerda el triunfo en Japón de este histórico club inglés, con motivo del 110º aniversario de la entidad, que nació el 28 de abril de 1902, cuando el Newton Heath LYR cambió su nombre por el de Manchester United.