Un fútbol muy animado

Romario es un jugador de dibujos animados”. La sutil descripción que hizo de aquel extraordinario artillero brasileño el argentino Jorge Valdano, campeón de la Copa Mundial de la FIFA México 1986 y reconocido intelectual del fútbol, no deja lugar a dudas: O Baixinho era capaz de anotar goles increíbles, desafiando a veces las leyes de la lógica. Tal y como lo hacían, vale aclarar, aquellos futbolistas de ficción que introdujeron los animé japoneses en la década de los 80.

Es alrededor de esos años que el fútbol y los dibujos animados establecieron una particular relación de ida y vuelta, que ha crecido con el paso del tiempo. En esta oportunidad, FIFA.com hace un breve repaso de una simbiosis que, parece, llegó para quedarse.

Pasión hecha dibujo
Es probable que, al momento de decir aquella frase, Valdano tuviera en mente a Oliver y Benji o Los Supercampeones, como se conoció en español al que es probablemente el dibujo animado de fútbol más popular que haya existido hasta el momento. Nacido de un comic japonés con el respaldo de la Federación Japonesa de Fútbol para promover el deporte, la fama de Oliver Atom, sus compañeros e incluso sus rivales derribaron todo tipo de fronteras y barreras culturales, transformándose en un ícono para una generación entera.

De hecho, el pasado mes de febrero, durante el empate 2-2 entre Paris Saint Germain y Montpellier por la Ligue 1 de Francia, el brasileño Alex anotó un gol de tiro libre que provocó el particular elogio del arquero visitante: “¿Qué pasó en ese remate? Pues que el balón cambió completamente de trayectoria. Me dije: ‘¿habrán alistado a Mark Lenders y no lo sabía?’”. El portero hacía referencia, ni más ni menos, que a uno de los primeros enemigos de Oliver: Lenders se caracterizaba por sus poderosos disparos.

Al respecto de esto, nunca falta el que afirma que, en realidad, son los remates de Cristiano Ronaldo los que llevan el mismo efecto que tenían los de Atom. Sin embargo, los puristas de la serie identifican más a Oliver con Lionel Messi y a Cristiano con Lenders. Que se sepa, ninguno de los dos ha hecho declaración alguna al respecto, por lo que el asunto queda para los entendidos de la serie…

Entre la ficción y la evolución de temas
Licencias como la fuerza de los remates y las interminables escapadas de los protagonistas, siempre con el horizonte de fondo, eran comunes en Los Supercampeones, generando incluso hasta estudios científicos. Uno, por como ejemplo, determinó el tamaño de sus campos de juego: teniendo en cuenta que Atom medía 1,70 metros, y que una persona de esa altura ve el horizonte a unos 4,5 kilómetros de distancia, la cancha tendría unos… ¡18 kilómetros de largo!

Sin ser tan populares, hubo otras series que hicieron las delicias de los aficionados al género, siempre girando alrededor del fútbol pero desde distintas ópticas. Ganbare, Kickers!, por ejemplo, también tenía como personaje principal a un niño y su relación con el juego, pero si bien hizo furor en Japón, jamás trascendió como su antecesora. Goleadores, en cambio, nació como un animé de coproducción franco japonesa y contaba las aventuras y desventuras de un futbolista juvenil italiano. Aunque no tuvo éxito en Italia, sí lo hizo en Francia, España y sus áreas de influencia.

Hurracaines también surgió a partir de una producción compartida, pero por Inglaterra, Escocia y Estados Unidos, casi los únicos mercados donde se vio. El dato distintivo es que el personaje principal era Amanda Carey, una mujer. Uno de los últimos lanzamientos fue Súper Once u Once Relámpago, cuya saga continúa emitiéndose. Allí, la trama pasa fundamentalmente por la importancia de trabajar en equipo para lograr buenos resultados.

Del campo a la TV
Son varios los casos de futbolistas que han tenido su propia serie de dibujos animados, ya sea inspirados en su popularidad y/o logros deportivos. Brasil es líder en la materia: caracterizados como niños, han alcanzado la pantalla chica, entre otros, Pelé, Ronaldinho y, en breve, Neymar. “La idea es que ‘Neymarzinho’, además de jugar al fútbol, también hable de deportes, la familia,  la educación y la cultura”, afirmó Mauricio de Souza, famosísimo caricaturista brasileño y promotor del proyecto.

Entre aquellos inspirados por un logro puntual es imposible soslayar a Wilad El Eih, una serie animada que comenzó a emitirse en Egipto en 2010, luego de que los Faraones ganaran la Copa Africana de Naciones. La historia tenía como protagonistas tanto a varios futbolistas de ese equipo campeón como a su entrenador Hassan Shehata, y no sólo resultó gran éxito, sino que además tuvo una segunda temporada al aire en 2011.

También es común ver a jugadores caricaturizados en dibujos animados que no son de fútbol. Los Simpson y Padre de familia, dos series norteamericanas famosas por su mirada ácida sobre la realidad, han tenido como invitados a más de un futbolista. En la primera, por ejemplo, se pudo ver antes de un partido entre las selecciones de México y Portugal a Pelé leyendo unos anuncios publicitarios. En la segunda, mientras tanto, hubo una breve pero muy recordada escena en la que Zinedine Zidane quien trabajando de repartidor entrega un pastel de cumpleaños cabezazo de por medio.

Pero este tipo de apariciones no son ni exclusivas de la cultura occidental ni siempre aparecen en clave irónica. El japonés Yuji Nakazawa, quien disputó con su selección los dos últimos Mundiales, hizo furor en su país al participar en un episodio del famoso animé costumbrista Shin Chan: allí el defensor interpretó el papel de un ermitaño que les enseñaba al protagonista y a sus amigos algunas técnicas del fútbol, y más allá de alguna que otra broma que tuvo que soportar en la vida real, él lo tomó con humor.

Ahora te toca a ti: ¿qué te viene a la mente cuando relacionas el fútbol con los dibujos animados? ¡Compártelo con nosotros! ¡Que se oiga tu voz!