De retornos e invictos
© AFP

Los regresos son el tema que predomina en el último repaso estadístico de FIFA.com, que incluye la vuelta de Jordi Alba al Barcelona, una nueva etapa de Louis van Gaal al frente de Holanda y un emotivo retorno de Steve Zakuani tras su lesión. Además, también están en el candelero el flamante campeón sudamericano y un grande africano aparentemente imparable.

33

partidos ligueros sin perder es la racha que mantiene el Al Hilal sudanés. El conjunto de Omdurmán, que además ostenta el récord de campeonatos de Sudán con 26 títulos nacionales, no conoce la derrota en la primera división de su país desde que el Al Ahli de Shendi le venció por 1-0 el 28 de abril de 2011, hace más de 14 meses. La consecuencia de su magnífica racha subsiguiente es que el Al Hilal, con 13 victorias y 1 empate en las 14 jornadas que se llevan disputadas de la campaña de 2012, ya saca cuatro puntos al campeón del año pasado, Al Merreikh, y está cada vez más cerca de obtener el que sería su 8º cetro nacional en 10 temporadas.

15

meses después de sufrir una lesión que pudo haber acabado con su carrera, Steve Zakuani volvió a jugar este sábado con el Seattle Sounders. Su regreso habría estado cargado de emotividad en cualquier tipo de circunstancias, pero resultó mucho más entrañable por una conmovedora muestra de deportividad a cargo del delantero de la RD del Congo, al cabo de los seis minutos que jugó sobre el césped. Tras el pitido final, Zakuani se empeñó en abrazar e intercambiar su camiseta con Brian Mullan (Colorado Rapids), el mismo jugador que fue duramente vilipendiado (y sancionado con 10 partidos) por la horrible entrada que le provocó a la estrella del Sounders una doble fractura en la pierna. En otro encuentro de la MLS estadounidense, 15 fue también la cantidad de minutos que necesitó Álvaro Saborío para rubricar por sí solo un 3-0 para el Real Salt Lake contra el Portland Timbers, con la tripleta más rápida de la semana.

14

partidos, 0 derrotas y 1 trofeo: ese es el balance global de los espléndidos esfuerzos del Corinthians en la Copa Libertadores de la presente campaña. El conjunto de Sao Paulo se convirtió en el primer equipo en 34 años que sale invicto de la totalidad del certamen e, ironías del destino, el último que lo había logrado era su víctima en la final, Boca Juniors. Asimismo, O Timão se erigió en el noveno equipo brasileño distinto que se adjudica la máxima competición sudamericana de clubes, reafirmando el dominio de su país en ese récord concreto. Es más, gracias a su triunfo, la Copa Libertadores se quedó en Brasil por tercer año seguido, en la primera vez que se produce una serie semejante desde que Cruzeiro, Vasco da Gama y Palmeiras se proclamaron campeones sucesivamente entre 1997 y 1999. Aun así, los clubes argentinos todavía ostentan la mayor cosecha global de coronas sudamericanas, con 22 frente a las 16 de sus eternos rivales. Juan Román Riquelme ha ganado esta competición tres veces con Boca, pero el pasado miércoles fue una triste despedida para el magistral centrocampista, que anunció su marcha del equipo xeneize.

10

años y 5 meses después de que su primera etapa como seleccionador de Países Bajos concluyese de forma decepcionante, Louis van Gaal volvió el viernes a tomar las riendas de los Oranje. Al ex entrenador del Barcelona y del Bayern de Múnich le han encomendado la misión de conducir a los Países Bajos hasta la Copa Mundial de la FIFA™, un campeonato para el que no pudo clasificarse en su anterior etapa (pese a que Van Gaal sólo perdió 2 de sus 14 encuentros al frente del equipo). La selección neerlandesa tiene una costumbre muy arraigada de repescar a muchos de sus antiguos entrenadores, ya que Van Gaal sigue los pasos de Karel Kaufman, Friedrich Donenfeld, Leo Beenhakker y Dick Advocaat, quienes estuvieron al frente del equipo nacional en más de una ocasión; por no hablar del mítico Rinus Michels, que dirigió a la Naranja Mecánica en cuatro etapas distintas.

7

años después de que el Barcelona lo dejase marchar cuando tenía 16 años, Jordi Alba regresó al equipo azulgrana el pasado jueves (por un montante de 14 millones de euros). El internacional español pasó casi siete años en la famosa academia del Barça, La Masía, antes de buscarse la vida en otro club catalán, el Cornellá, que lo vendió al Valencia por una cifra bastante menos impresionante: 6.000 euros. El lateral izquierdo retorna al Camp Nou por todo lo alto, tras haber jugado los 570 minutos de la campaña triunfal de la Roja en la Eurocopa 2012, en la que, de paso, sus actuaciones individuales suscitaron críticas entusiastas. Con todo, aunque se trata del primer fichaje de Tito Vilanova como entrenador del equipo, Alba no puede presumir de ser el defensa más caro de la plantilla del Barça, un honor que sigue reservado para el plusmarquista mundial en ese aspecto: el hombre de los 32,5 millones de euros, Dani Alves.