Fin de dos récords históricos
© Getty Images

La superación de dos récords olímpicos de 88 años de duración protagoniza la última reseña estadística de FIFA.com. Además nos fijamos en un inglés que marcó el gol de la victoria con su primer toque de balón y en un croata que lo hizo con el último, así como en la imbatibilidad de un portero brasileño y en la potencia goleadora de un equipo estonio.

467

 minutos es el tiempo que el guardameta del Vasco da Gama, Fernando Prass, lleva sin ir a buscar la pelota al fondo de sus mallas, al cabo de su quinto encuentro imbatido consecutivo, que el sábado encadenó en terreno del Internacional. Es la mejor racha que el arquero de 34 años ha acumulado en toda su carrera, y la más larga que el club de Río de Janeiro ha aguantado sin gol en contra desde que los reflejos de Acacio permitieran al Gigante da Colina resistir nueve partidos y 915 minutos con la portería a cero en 1988. Desde que la competición adoptara su nuevo formato en 2003, sólo cuatro equipos han conseguido enristrar más de cinco batallas sin ver perforadas sus metas. El récord lo ostenta el portero del Sao Paulo Rogerio Ceni, con nueve partidos y 988 minutos en 2007. Por otro lado, el armisticio en campo del Inter fue uno de los cuatro empates a cero que se produjeron en los 10 encuentros celebrados este fin de semana, el mayor número de tablas sin goles en una jornada del Brasileirao desde julio de 2005. El punto extraído por el Vasco le sirvió para mantenerse en segunda posición, a dos unidades del Atlético Mineiro.

88

 años llevaba Uruguay sin perder en el Torneo Olímpico de Fútbol Masculino hasta el correctivo de 2-0 que Senegal le infligió el jueves. Los Charrúas debutaron en la competición en París 1924, donde ganaron sus cinco envites, con 20 goles a favor y 2 en contra, y se hicieron con el oro. Defendieron su corona cuatro años después en Ámsterdam tras vencer en cuatro de sus cinco enfrentamientos y empatar en el otro. En su anhelado regreso olímpico, el combinado de Óscar Tabárez batió por 2-1 a Emiratos Árabes Unidos y prolongó su récord a 10 triunfos consecutivos, 1 empate y 0 derrotas. El senegalés Moussa Konate acabó con la invencibilidad de la Celeste acaudillando un equipo que jugó 60 minutos del encuentro en desventaja numérica.

38

 años y 243 días tenía el británico Ryan Giggs cuando el domingo se convirtió en el goleador con más edad en la historia del Torneo Olímpico de Fútbol Masculino. El centrocampista del Manchester United cabeceó a la red un centro de Craig Bellamy en el minuto 16 para abrir la primera brecha contra Emiratos Árabes Unidos y superar el récord establecido en París 1924 por el egipcio de 37 años Hussein Hegazi. Para cuando el galés abandonó el estadio de Wembley ante la aclamación del público en el minuto 72, Rashed Eisa había equilibrado la balanza para los hombres de Mahdi Redha. Sin embargo, el veterano sustituto de Giggs, Scott Sinclair, coló entre los tres palos un balón suelto en su primer toque sobre el terreno de juego, restableciendo la ventaja del equipo anfitrión antes de que otro suplente, Daniel Sturridge, certificara el 3-1 definitivo.

13

 goles sin réplica es el balance que ha registrado el Levadia en sus dos últimos compromisos de la Meistriliiga estonia, lo que arroja un promedio de 6,5 por partido. El hito es más impresionante si cabe si se tiene en cuenta que el club sólo había endosado 10 goles en sus ocho encuentros anteriores. Albert Taar, que no había visto puerta en toda la temporada, obró el lunes una tripleta en el primer tiempo del 7-0 sobre el Kuresaare, mientras que Artur Rattel firmó un doblete para elevar su cuenta goleadora en los dos últimos choques a cinco tantos. El Levadia se halla ahora a cinco puntos del líder, el Kalju Nomme, que sigue siendo el único miembro invicto del casillero. Marko Kristal, ex mediocampista de estonia que en 2001 se erigió en el europeo más joven en acumular 100 internacionalidades, es el técnico responsable del extraordinario desempeño del Levadia, que ha salido indemne en 14 de los 20 asaltos que ha disputado esta campaña.

0

 segundos quedaron por jugarse después de que el cabezazo picado de Domagoj Vida diera al Dinamo de Zagreb el pase a la tercera ronda de clasificación para la Liga de Campeones de la UEFA al eliminar al Ludogorets, que hasta entonces prevalecía por el mayor valor de los goles fuera de casa. Un tanto de Ante Rukavina en el minuto tres del descuento había valido a los croatas un empate 1-1 en Bulgaria en el encuentro de ida, pero los aciertos rematadores de Emil Gargorov y Marcelinho en la vuelta en Zagreb pusieron a los visitantes 1-2 por delante en el tanteador a falta de media hora de juego. Un segundo gol de Rukavina restableció la paridad (2-2), pero a pesar de la expulsión de Marcelinho, el Ludogorets tenía el resultado a su favor bien rebasado el minuto 90. En la última acción, el corpulento guardameta del Dinamo, Ivan Kelava, salió de sus dominios para unirse a la carga definitiva de los suyos. Su presencia en el área contraria distrajo lo suficiente a sus rivales como para permitir al defensa Vida cabecear al fondo de las mallas un centro desde la derecha de Ivan Peko con el cronómetro en 97 minutos y 6 segundos. El colegiado emitió entonces el triple pitido para desesperación de los jugadores búlgaros, que se dejaron caer al césped desolados ante el agónico triunfo agregado por 4-3 de los hombres de Ante Cacic.