El bromista de la Seleção
© AFP

Roberto Carlos anunció oficialmente la semana pasada su retirada como futbolista, poniendo así fin a una carrera extraordinaria. El pequeño lateral izquierdo, que dio sus primeros pasos en el União São João, militó durante más de un decenio en el Real Madrid, con el que conquistó cuatro ligas españolas y tres Ligas de Campeones de la UEFA. Acumuló también 125 convocatorias con la selección brasileña, y alzó el trofeo de la Copa Mundial de la FIFA™ en 2002.

Roberto Carlos contribuyó mediante esos éxitos a llenar de alegría a los hinchas, y también gracias a sus potentísimos lanzamientos de falta con efecto. Sin embargo, era conocido igualmente por hacer sonreír a sus compañeros en el campo de entrenamiento, como muestra esta fotografía. Aquí podemos verlo presionando con el dedo la nariz de Robinho mientras éste intentaba controlar el balón con la frente, en Alemania 2006.

¡Un gran futbolista, y un gran bromista!