Pretemporadas peculiares

Los conocimientos aumentan y la ciencia deportiva evoluciona año tras año, lo que permite a los clubes de todo el mundo planificar pretemporadas y programas de entrenamiento específicos con el fin de potenciar al máximo las habilidades físicas y futbolísticas de cada jugador antes de que comience la acción en los terrenos de juego.

Sin embargo, pequeños detalles pueden marcar grandes diferencias, por lo que algunos elencos han ido al extremo de la creatividad con el fin de mejorar la capacidad física, las habilidades, la química e incluso la cercanía entre los miembros del plantel. Por ello, en el momento que los diferentes equipos en toda Europa terminan su preparación para la nueva temporada de las competiciones nacionales, FIFA.com repasa los métodos más peculiares que se han utilizado en la historia.

El Liverpool aprovecha al máximo los recursos estadounidenses
Tras la II Guerra Mundial, el fútbol inglés relanzó su campeonato en 1946. A la postre, la temporada inaugural de esta “nueva era” sería una de las más agotadoras y emocionantes que se hayan vivido.

El pésimo clima durante el invierno generó diversas modificaciones en el calendario, que terminaron retrasando el final de la temporada hasta junio de 1947, cuando el Liverpool ganó su quinto título tras sacar un punto de ventaja al Manchester United y al Wolverhampton Wanderers.

La victoria de los Red se debió en gran parte a su mayor resistencia física, fortalecida el año anterior en un viaje a Estados Unidos. El entrenador George Kay y sus jugadores cruzaron el Atlántico para una gira de diez partidos por Norteamérica, tal como había sugerido el Presidente W.H. McConnell.

Los hombres de Kay estuvieron imparables: marcaron 70 goles y ganaron todos sus encuentros. Sin embargo, la comida dejó el mayor legado en el equipo, pues todos aprovecharon las inmensas cantidades de alimentos disponibles, que debido al racionamiento no podían encontrar en Inglaterra. “No hemos hecho nada más que comer”, manifestó uno de los integrantes de la expedición.

El New York Times publicó que “cada jugador había aumentado, en promedio, siete kilos”. Sin embargo, Kay estaba feliz. “Tenemos toda la comida que queremos en todos lados. Naturalmente, estamos aprovechando la oportunidad”, exclamó.

Cuatro días en el bosque
El Hamburgo alemán escogió un método muy peculiar para fortalecer los vínculos en el grupo con miras a la próxima temporada de la Bundesliga: los jugadores y el cuerpo técnico viajaron a Suecia para probar sus capacidades de supervivencia en la naturaleza escandinava.

Thorsten Fink y sus jugadores renunciaron a sus lujos y trabajaron juntos durante cuatro días sin tener acceso a las comodidades básicas. Se confiscaron los teléfonos celulares, no había electricidad ni agua potable. Tampoco había instalaciones sanitarias ni lugares para dormir.

Los defensores tenían la misión de recolectar y cocinar la comida para sus compañeros, los volantes se encargaron del entorno donde vivían (que no era nada más que carpas ubicadas en forma de diamante para simbolizar el escudo del club) y los delanteros debían cortar leña y hacer fuego.

Luego de la travesía, el capitán Heiko Westermann declaró al sitio oficial del club que “hubo muchas emociones en este viaje: rabia, diversión y cansancio. No me gustaría pasar por esto todas las semanas, pero aprendimos de la experiencia, pues trabajamos en equipo y cada uno aportaba con sus fortalezas. Definitivamente fue un éxito”.

El éxito del Barça comienza en Escocia
Para cualquier fanático del deporte, mencionar St. Andrews es sinónimo de golf, debido a que este pueblo, ubicado en el este de Escocia y donde se encuentra una de las universidades más prestigiosas del Reino Unido, está considerado casi sagrado en dicho deporte por su histórico campo y su famoso club.

Sin embargo, también cumplió un papel fundamental en uno de los períodos más exitosos del fútbol. El Barcelona dejó el clima cálido de España y eligió St. Andrews como su búnker de pretemporada en 2007. Tras conseguir dos victorias en encuentros amistosos, los blaugrana decidieron volver al año siguiente.

La segunda visita a Escocia fue la oportunidad perfecta para que Pep Guardiola, que asumió la conducción del equipo tras la salida de Frank Rijkaard, trabajara con el plantel. El entrenador aprovechó la oportunidad e instaló un régimen de pretemporada serio e innovador, que exigía lo mejor de sus hombres. Al finalizar la campaña, el equipo había conseguido el triplete: el título del campeonato español, la Liga de Campeones de la UEFA y la Copa del Rey. Había nacido una dinastía.

Peticiones colectivas en China
Cada equipo prepara la pretemporada según sus recursos y necesidades. Sin embargo, cuando se creó la liga profesional en China el año 1994, la asociación de fútbol de este país decidió poner en marcha un modelo colectivo que mejoraría la forma física de todos los jugadores de la división. Durante invierno y primavera, cada equipo de la nueva liga viajó a Kunming y a la Isla de Hainan, donde entrenarse en un clima templado. Cuando finalizaron, todos los jugadores debieron someterse a dos pruebas físicas para determinar su condición física y su habilidad.

Antes que comenzara la temporada 2012 en marzo del presente año, el Shandong Luneng de la Superliga china, buscó la ayuda “de las alturas” para finalizar su pretemporada. El equipo escaló el monte Tai, considerado un lugar sagrado en el país asiático, con más de 5.000 metros de altura, donde rezaron para alcanzar la cima de la liga en la próxima temporada.