Borracheras de goles y récords poco gratos
© AFP

La actualidad del fútbol internacional acapara el último repaso estadístico de FIFA.com, con las hazañas goleadoras de Lionel Messi, Brasil y un par de bosnios, así como dos récords menos gratificantes para Austria y Steven Gerrard.

59

 goles en lo que va de 2012 es la cifra que alcanzó el viernes Leo Messi, con lo que ya ha igualado su cosecha de 2011… con 25 partidos menos. El año pasado, el astro del FC Barcelona necesitó de 70 encuentros con su club y su selección para firmar ese total, mientras que esta vez solamente ha tardado 45, con un promedio de 1,3 goles por partido. Ahora, Messi sólo necesita un tanto más para igualar su tope de siempre en un mismo año: 60 dianas en el transcurso de 2010. Al jugador de 25 años le habría encantado alcanzar esa barrera en su partido de eliminatorias ante Perú, pero no logró perforar el arco contrario por primera vez en 7 encuentros con Argentina. La Pulga encaraba el partido tras haber marcado 10 tantos en sus 6 anteriores compromisos con la Albiceleste, siendo el primer jugador que lo conseguía desde que Hernán Crespo vio puerta en 6 encuentros internacionales seguidos 11 años atrás.

32

 años y 104 días es la edad con la que Steven Gerrard batió un récord indeseable al convertirse en el jugador de mayor edad en ser expulsado con Inglaterra. Era la primera tarjeta roja que veía el centrocampista del Liverpool en sus 98 partidos como internacional y, globalmente, los Tres Leones recibieron 5 cartulinas amarillas (su balance menos deportivo en cualquier partido desde un tempestuoso derbi contra el eterno rival, Escocia, en noviembre de 1999). Únicamente una pena máxima convertida a última hora por el compañero en la medular de Gerrard, Frank Lampard, dio a Inglaterra un 1-1 contra Ucrania; e impidió que Roy Hodgson se convirtiese en apenas el segundo seleccionador inglés en perder su primer partido oficial en casa. En ese caso, no obstante, el ex entrenador del West Bromwich Albion habría estado muy bien acompañado, ya que el único que sufrió antes esa humillación fue Alf Ramsey, el genio que dirigió desde el banquillo el único triunfo de Inglaterra en una Copa Mundial de la FIFA.  

26

 goles es la cosecha que ha erigido a Edin Dzeko en el máximo artillero de todos los tiempos de Bosnia-Herzegovina. En los dos primeros encuentros clasificatorios para Brasil 2014 de los Zmajevi (“Dragones”), que arrojaron 12 tantos a favor para la selección balcánica, el ariete del Manchester City compitió con Zvjezdan Misimovic por esa distinción, que hasta el viernes había pertenecido al retirado Elvir Bolic. Misimovic ostentó el récord brevemente al descanso de la visita a Liechtenstein, tras haber encarrilado la goleada de su equipo (1-8) con un par de dianas, pero la tripleta de Dzeko en el segundo periodo le permitió encaramarse al primer puesto. Y aunque Misimovic volvió a marcar dos tantos en el 4-1 a Letonia para compartir provisionalmente la plusmarca, Dzeko vio puerta en el tiempo añadido para recuperarla en solitario (al menos de momento). Vedad Ibisevic fue el otro gran protagonista de Bosnia-Herzegovina con sus tres goles a Liechtenstein, lo que convirtió a ese choque en el primer partido de clasificación mundialista de la Zona Europea que registraba dos hat-tricks desde 2004, cuando Johan Vonlanthen y Alexandre Rey se repartieron los goles de Suiza en un 6-0 a Islas Feroe.

9

 jugadores de la Bundesliga alemana se alinearon contra su país de adopción en el Austria-Alemania, superando a los 8 representantes de la primera división germana que figuraban en el once de la Nationalmannschaft. Sin embargo, las esperanzas de Austria de traducir ese conocimiento del rival en una victoria quedaron defraudadas con el triunfo de la selección visitante (1-2), que preservó su arraigada hegemonía en este emparejamiento. En efecto, fue la octava victoria seguida de Alemania sobre sus vecinos del sureste, y el resultado mantuvo una racha de casi 26 años sin conocer la derrota, desde que Toni Polster comandó un 4-1 para Austria en octubre de 1986. La selección teutona, asimismo, conservó su espléndido récord de no haber perdido nunca un partido de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA a domicilio, tras haber ganado 28 y empatado los otros 10 de sus compromisos fuera de casa disputados hasta la fecha.

8

 goles de ventaja sacó Brasil a China este 10 de septiembre, para apuntarse su victoria más abultada en casi siete años. La Seleção no se imponía de forma tan contundente desde noviembre de 2005, cuando infligió una paliza idéntica (0-8) a Emiratos Árabes Unidos. De hecho, durante un tiempo, pareció que los brasileños podrían batir su goleada récord de siempre. Pero al final, ese honor lo siguen compartiendo un 10-1 a Bolivia en el Campeonato Sudamericano de 1949 (la actual Copa América), y un 9-0 a Colombia en esa misma competición ocho años más tarde; en un choque donde Evaristo de Macedo anotó 5 tantos. En cualquier caso, el triunfo ante China pasó a ocupar la 4ª posición en la lista de las victorias más abultadas de Brasil, y resultó más impresionante si cabe por cuanto el equipo asiático encaraba el encuentro con una sensacional trayectoria en defensa reciente. China, de hecho, solamente había recibido 4 goles en contra en sus 6 anteriores partidos internacionales “A”; con rivales en ese intervalo como Ghana, Suecia y la campeona mundial, España.