Saltos de obstáculos en Milán
© Getty Images

Parece una prueba de saltos de longitud sincronizados, pero no se trata de una nueva modalidad olímpica. Sucedía en la Copa Mundial de la FIFA™ de 1990.

Son en realidad los saltos de obstáculos con los que el delantero de la República Federal de Alemania Jurgen Klinsmann y su marcador, Predrag Spasic, trataron de no arrollar el cuerpo del guardameta yugoslavo Tomislav Ivkovic en su primer partido de la competición.

Klinsmann no consiguió el objetivo de batir la meta rival en esta ocasión, aunque vio puerta un poco más tarde en la victoria por 4-1 que los alemanes arrancaron aquel día en el estadio milanés de San Siro.

Aquel gol se convirtió en el primero de los tres que anotó el artillero en Italia 1990, una competición en la que terminó alzando el trofeo más codiciado del fútbol.