Centenarios, hitos y finales de sequías
© AFP

El repaso estadístico que presenta FIFA.com esta semana se centra en los encuentros internacionales, y muy especialmente en el grupo de nombres de primera fila que acaban de cumplir 100 partidos con sus respectivas selecciones nacionales. Además, un miembro destacado de la confraternidad de entrenadores, el seleccionador de España, Vicente del Bosque, ha alcanzado otro gran hito en su carrera. Inglaterra puso fin a una prolongada sequía con su victoria sobre Brasil en Wembley, mientras Nigeria intentará hacer lo propio en el choque del domingo, que decidirá al campeón continental africano.

100

es la cifra protagonista de la gran fiesta del fútbol internacional celebrada el miércoles en todo el planeta, y un número muy especial para el elenco de grandes nombres que celebraron tamaña cantidad de partidos con sus respectivas selecciones nacionales. Entre ellos destacan el central español Carles Puyol y el lateral inglés Ashley Cole, quienes, con su encuentro internacional número 100, ocupan la séptima posición de la lista de veteranos de sus respectivas naciones, aunque todavía bastante alejados de Iker Casillas (143) y Peter Shilton (125) respectivamente. El equipo de Croacia que se enfrentó a la República de Corea contó con tres jugadores que alcanzaron la marca de los 100 encuentros: Stipe Pletikosa, Darjo Srna y Josip Simunic. Y hubo más: el gran Ronaldinho, en el debut de Luiz Felipe Scolari en la selección brasileña, también fue honrado en el estadio de Wembley, ya que se le entregó una camiseta conmemorativa con motivo de su aparición número 100 con la Seleção.

19

años de sequía de títulos en la Copa Africana de Naciones de la CAF intentará terminar Nigeria cuando se enfrente a la gran sorpresa de la competición, Burkina Faso, en la final del domingo. Un combinado cuajado de estrellas, entre las que figuraban Jay Jay Okocha, Rasheed Yekini y Sunday Oliseh, aupó a las Súper Águilas hasta la gloria hace casi dos décadas con una victoria sobre Zambia en Túnez. El actual seleccionador de la nación, Stephen Keshi, también formaba parte de aquel equipo triunfador. Nigeria, la nación más poblada de África, disputó por última vez la gran final del certamen en 2000, después de haber participado en seis finales previas. Burkina Faso, por su parte, pisará un territorio desconocido cuando salte al terreno de juego del estadio de Johannesburgo, el mismo que puso marco a la final de la Copa Mundial de la FIFA 2010.

68

partidos internacionales es el cifra que alcanzó Vicente del Bosque, el seleccionador español, durante la victoria por 3-1 contra Uruguay del miércoles. Con ella, Del Bosque iguala el récord que poseía otro seleccionador de España, Ladislao Kubala. El oriundo de Budapest consiguió para España 31 victorias, 21 empates y 16 derrotas durante los once años que pasó al mando de la Roja, concluidos en 1980. Del Bosque, el entrenador que ha llevado a los españoles a conquistar su primera Copa Mundial de la FIFA y dos títulos consecutivos de la Eurocopa, se ha anotado durante su estancia en el cargo el impresionante registro de 57 victorias, cinco empates y únicamente seis derrotas. Curiosamente, el último partido de Kubala al mando de la selección se convirtió también en el último de Del Bosque con la Roja, aunque el mediocampista presenció el encuentro desde el banquillo. “Kubala era sobre todo un caballero, un tipo muy simpático y meticuloso, cualidades muy importantes para cualquier seleccionador nacional. Lo recuerdo como un hombre muy amable y un enamorado del fútbol", ha declarado Del Bosque.

23

años habían pasado desde la última vez que Inglaterra había derrotado a Brasil hasta que el impresionante gol del empate de Frank Lampard sentenció en Wembley la victoria por 2-1 de los ingleses sobre la pentacampeona del mundo. La racha, que incluía nueve partidos repartidos en tres continentes, comenzó en marzo de 1990, después de que un único tanto de Gary Lineker otorgara el triunfo a los suyos. La victoria del miércoles se convirtió también en la primera ocasión que Inglaterra batía dos veces la puerta de Seleção desde aquella victoria por 2-0 arrancada en el Maracaná en 1984. Aquel partido, sin embrago, es más famoso entre la afición inglesa por el tan alabado golazo que John Barnes, entonces jugador del Watford, transformó tras una carrera de infarto y una definición espectacular.

0,5

supone un porcentaje realizador increíble para cualquier artillero hambriento de goles, pero resulta que se trata del registro de un central, el australiano Robbie Cornthwaite, quien marcó su tercer gol en seis partidos durante en choque contra Rumanía del miércoles. Aunque todavía está dando sus primeros pasos en el fútbol internacional, Cornthwaite se encuentra a punto de superar su cosecha de cuatro goles en la A-League, que tardó seis temporadas y 103 partidos en acumular. Por el contrario, Lucas Neill, el otro central que compartió con Cornthwaite la zaga australiana en el encuentro contra Rumanía, no ha inaugurado todavía su casillero de goles con los Socceroos en sus 17 años y 89 partidos de carrera internacional. La facilidad para el gol de Cornthwaite con su selección recuerda a la de su compatriota Adelaidian Kostas Salapasidis, quien goleó a Argentina, a la postre campeona, con los cuatro tantos anotados en un enfrentamiento de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 1997, pese a que en la liga nacional había acertado una única diana en 52 partidos.