Hombres de palabra: Hans Meyer
© Getty Images

Aunque su nombre sea uno de los más comunes en lengua alemana, Hans Meyer es un entrenador único, y no solo por haber ganado la competición de Copa en la antigua RDA y en la Alemania unificada.

Meyer, que actualmente tiene 70 años, también se hizo famoso por la mordacidad de sus palabras. En sus declaraciones a la prensa, el técnico siempre se mostró reservado y sarcástico a partes iguales y evidenció una notable facilidad para reírse de sí mismo, además de molestarse cuando a veces lo trataban de fanfarrón.

“En fútbol enseguida te hacen un monumento y con la misma rapidez se ponen a mear por encima de él”, soltó Meyer una vez en respuesta a los elogios de los periodistas. Por declaraciones como esta, el técnico pasó a formar parte de la Academia Alemana de la Cultura Futbolística, que le atribuyó la Frase del Año en 2007: “A menudo el fútbol es siempre lo mismo”.

Sin embargo, Meyer no solo destacaba por su singular personalidad, sino también por ser un gran entrenador con un envidiable palmarés que ganó tres veces la Copa de la Alemania del Este con el Carl-Zeiss Jena (en 1972, 1974 y 1980) y alcanzó con el club del estado de Turingia la final de la Recopa de Europa de 1981, disputada en Düsseldorf, que acabó perdiendo por un ajustado 2-1 frente al Dinamo de Tiflis.

Meyer también se labró un nombre en Holanda, donde entre 1996 y 1999 dirigió a un Twente de Enschede en el que dejó huella con su moderna filosofía de juego. Posteriormente, el técnico devolvió al Borussia Mönchengladbach a la máxima categoría del fútbol alemán y salvó al Hertha BSC Berlín del descenso.

En 2007, el avezado entrenador ganó la Copa alemana con el Núremberg, antes de regresar al Mönchengladbach para lograr la permanencia y poner fin a su carrera como técnico en 2009. Actualmente, Meyer es el presidente de honor del GladbachFIFA.com ha seleccionado para ti sus mejores frases.

“Tras el 2-2 vino a saludar al vestuario y quiso intercambiar camisetas. 'No te vamos a dar ninguna. La próxima temporada tendrás todas las que quieras', le dije. No le hizo gracia, así que no pasó la prueba por falta de sentido del humor”.
Hans Meyer explicando por qué Daniel Felgenhauer, entonces rival, no fichó por el Borussia de Mönchengladbach

“Acabo de pasar a la historia como el primer técnico que gana la Copa de la Alemania unificada habiendo ganado antes la de la RDA. No ha sido sin tiempo, ya no quedamos muchos”.
Tras ganar con el Núremberg la Copa alemana de 2007 frente al Stuttgart (3-2)

“Ganábamos 1-0 y acabamos perdiendo 2-1. Se trata de la típica derrota a la que le das vueltas toda tu vida, pero al mismo tiempo fue mi mejor resultado como entrenador”.
Sobre la final de la Recopa de Europa de 1981, en la que el Carl-Zeiss Jena cayó a manos del Dinamo de Tiflis

“Jörg Stiel dijo una vez que yo era el mejor técnico que le había entrenado. Más tarde descubrí que solo había tenido dos."
Sobre los elogios del ex portero internacional suizo, con el que Meyer coincidió en el Mönchengladbach

“Mi mujer no quería verme más en el jardín, porque no sé diferenciar una rosa de una coliflor”.
Explicando por qué volvió a entrenar después de una etapa alejado de los banquillos

“Tuvimos que interrumpir el entrenamiento durante media hora de tan contentos que se pusieron los jugadores. Algunos hasta lloraron”.
Tras renovar su contrato con el Mönchengladbach

“Ahora no se lo puedo decir, porque si lo hago tendré problemas cuando mi mujer aparezca en Nochebuena con un paquete de ropa interior de lujo”.
Respondiendo si el empate con el Bayern de Múnich era su mejor regalo de navidad

“Sigo siendo igual de bueno a la hora de elegir la táctica, motivar a los jugadores y entrenar. Pero cuando se han perdido cuatro partidos seguidos, cuando los de la directiva te retiran el saludo, cuando hay división en el equipo, cuando comienza a haber discusiones y todos quieren echar la culpa al resto, lo único que le sirve al entrenador es una victoria, y no su experiencia y conocimientos”.
Sobre la situación del entrenador cuando los resultados no acompañan

“Con un resultado tan claro no tuve la oportunidad de manipular la votación. Si el resultado hubiese sido muy diferente de lo que yo esperaba, habría dicho que era solo una prueba”.
Sobre la votación en la que se eligió capitán del Núremberg a Tomas Galasek, muy apreciado por Meyer

“Creo que ahora ya no vamos a ceder el liderato”.
Tras el sorprendente 0-3 logrado por el Núremberg en casa del Stuttgart en la primera jornada de la temporada, que permitió al equipo de Meyer ponerse líder

“Si lo que quiere es ponerme una aureola de santo, ya le aviso de que me la voy a arrancar enseguida”.
Sobre su capacidad de calmar las tensiones

“Nunca seré lo bastante viejo como para acostumbrarme a las sorpresas que depara el fútbol”.
Sobre la experiencia acumulada durante su larga y triunfante trayectoria