Blatter: "El fútbol debe unir a la gente"
© Getty Images

Lionel Messi, Abby Wambach, Vicente del Bosque, Pia Sundhage, Miroslav Stoch y Franz Beckenbauer recibieron los premios individuales de la Gala del Balón de Oro de la FIFA 2012. Pero no fueron las únicas personas a quienes alabó el Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, cuando se dirigió al público durante la ceremonia.

Kevin-Prince Boateng abandonó recientemente el campo tras recibir insultos racistas en un partido amistoso disputado en casa del Pro Patria, y sus compañeros del AC Milan hicieron lo propio solidarizándose con él. Blatter elogió la valentía del centrocampista ghanés, aunque señaló que será necesario encontrar una solución para evitar que este tipo de incidentes se repitan.

“Que un jugador abandone la cancha tras recibir insultos racistas, como hizo Kevin-Prince Boateng, es una señal fuerte y valiente, una forma de decir ‘esto ha ido demasiado lejos, pero aquí se acaba’. Es digno de elogio”, declaró el Presidente de la FIFA.

“Sin embargo, no puede ser la solución a largo plazo. Tenemos que encontrar otras soluciones sostenibles para atajar el problema de raíz. De lo contrario, esas posturas de firmeza serán aisladas, y se perderán entre el acaloramiento de la polémica general. El fútbol no debe separar a la gente. El fútbol debe unir a la gente”.

El fútbol es el último puente cuando la sociedad se ha venido abajo, pero también es el primer puente cuando la vida empieza a florecer de nuevo. El fútbol es esperanza. El fútbol es vida.
Joseph S. Blatter

También es una fuente de alegría y esperanza para quienes sufren un conflicto. De hecho, los gobiernos de los países en los que hay o ha habido zonas de guerra emplean el deporte como forma de unir e inspirar a sus pueblos.

“Nuestro juego sigue jugándose en lugares en los que la vida se ha detenido entre temblores, asfixiada por actos de guerra: en Siria, por ejemplo, cuya selección nacional ganó el Campeonato de Asia Occidental en diciembre y donde se continúa jugando al fútbol, como ocurrió en Bagdad durante la Guerra de Irak, o en Libia, o como ocurrió y ocurre en Afganistán. El fútbol es el último puente cuando la sociedad se ha venido abajo, pero también es el primer puente cuando la vida empieza a florecer de nuevo”, explicó Blatter.

“A los hombres y mujeres que estarán en el escenario esta noche, gracias. Un pase hermoso, un disparo sensacional por la escuadra, y las tribulaciones de la vida cotidiana, por duras que hayan sido, se olvidan. El fútbol es esperanza. El fútbol es vida”.

Los ganadores del silencio
Y si bien muchos de los futbolistas a los que se refería Blatter se marcharon del Kongresshaus de Zúrich con las manos vacías, el Presidente de la FIFA cree que todos son campeones.

“Solo puede haber un ganador, hay que aceptar que algunos tienen que ganar y otros tienen que perder”, apuntó. “He visto a muchas estrellas llegar e irse, pero solo quienes tienen el gen del vencedor dejan de verdad huella. Y cuando digo ‘gen del vencedor’ no me refiero a las victorias que han festejado estos talentos excepcionales, sino a la cualidad que los ha convertido en auténticos campeones: concretamente, la capacidad de aceptar también la derrota”.

“El respeto, la disciplina y el fair play lo son todo. Al fin y al cabo, celebrar la victoria es fácil, pero aceptar la derrota con dignidad resulta mucho más difícil. Eso es exactamente lo que diferencia a muchas supuestas estrellas de los auténticos campeones a quienes rendimos homenaje aquí esta noche”.

Blatter concluyó expresando su satisfacción por la Gala del Balón de Oro de la FIFA, y recalcando la importancia de la diversión.

“El fútbol es un gran espectáculo, como las películas”, dijo. “Esta noche tenemos aquí estrellas de cine y productores, para demostrar que el fútbol también es cultura. En general, lo que mostramos esta noche es la fascinación por el fútbol, lo que aporta al mundo, y cubre de halagos a jugadores y entrenadores”.

“Disfruten de todos los días de la vida, porque el mañana solo puede ser mejor si creen en el fútbol. Disfruten del juego, disfruten de esta noche y, lo que es más importante, disfruten de la vida”.