El poder del fútbol para reunir a la gente adquirió protagonismo con el ‘Apretón de manos por la paz’ que escenificaron las selecciones sub-23 de India y Pakistán en su amistoso del miércoles 20, el segundo de los dos que disputaron, que fueron los primeros encuentros entre ambos países en 9 años.

“Un Pakistán contra la India en cualquier modalidad deportiva ha sido siempre una fuente de gran inspiración para ambas naciones”, afirmó Syed Hayat, Presidente de la Asociación Pakistaní de Fútbol. “Si analizamos la serie futbolística más reciente, podemos concluir que es significativamente vital por su impacto en el desarrollo del fútbol en ambos países, debido a una tradición de espíritu competitivo”.

“Esta serie de amistosos comporta además una oportunidad para que ambas selecciones se preparen para los próximos Juegos Asiáticos de 2014. Al mismo tiempo, no se puede pasar por alto el aspecto social de esta actividad concreta, ya que, sin duda, ambas naciones se acercarán más y mejorarán sus relaciones”, añadió Hayat.

El partido se jugó en el Estadio de Fútbol de Bangalore, sobre un césped artificial proporcionado por la FIFA dentro de la iniciativa Ganar en la India con la India.

“Es un hecho histórico que, por primera vez, las selecciones de fútbol sub-23 de la India y Pakistán hayan jugado una serie de dos partidos. Estoy seguro de que un acontecimiento tan trascendental contribuirá sobremanera a promover la amistad y la buena voluntad entre ambos países”, comentó el Presidente de la Federación India de Fútbol, Praful Patel.

“Los dos partidos han sido muy competidos y emocionantes, y espero que esto sea el comienzo de muchos partidos semejantes que ayudarán a mejorar el deporte, así como a favorecer una relación saludable entre los dos países”, añadió.

Ambas selecciones tuvieron motivos para estar contentas. La India ganó el primer encuentro por 1-0, mientras que Pakistán se impuso en el segundo por 2-0. Los dos partidos se jugaron con un espíritu excelente.

El ‘Apretón de manos por la paz’ es una iniciativa conjunta de la FIFA y el Centro Nobel de la Paz, con sede en Noruega, que combina el alcance mundial del fútbol con el sencillo gesto de estrecharse la mano para promover la paz y la deportividad.