En 2016 recordamos un acontecimiento que propició la creación de numerosos proyectos: hace quince años, el Congreso extraordinario de la FIFA reunido en Buenos Aires aprobó una resolución histórica contra el racismo y la discriminación, un buen motivo de celebración.

En los últimos años, la FIFA ha concretado varias iniciativas —como el sistema de observadores de partidos, la guía de buenas prácticas o la recolección de planes de acción de las federaciones miembro—, con el fin de redoblar sus esfuerzos por fomentar la diversidad y luchar contra la discriminación en la actividad cotidiana del mundo del fútbol.

Después de todo, ¿qué sería de esta lucha contra la discriminación en el fútbol sin la infatigable labor realizada en la cantera de este deporte?. ¿Que sería sin los organismos gubernamentales y no gubernamentales y las iniciativas de aficionados que dedican sus vidas a este trabajo en lugares donde es posible dirigirse a jóvenes y mayores?

Sin duda, el motor social del fútbol carecería de impulso. El ente rector del fútbol se percata a menudo de esta situación a través de su Programa Football for Hope y los proyectos básicos que este promueve para unir el fútbol con la mejora de las condiciones de vida.

Un jurado de once expertos
Nunca se puede de hacer hincapié en la noble labor voluntaria de todos aquellos que trabajan para lograr estos objetivos. Por ello, la FIFA aprovecha esta oportunidad única para rendir homenaje mediante el Premio de la FIFA a la Diversidad: según el presidente de la FIFA Gianni Infantino, este galardón "honra a aquellos dedicados y preocupados por que el fútbol se mantenga fiel a sus principios esenciales de solidaridad y deportividad".

En el marco de este galardón, ha sido necesario seleccionar los ejemplos más impresionantes entre innumerables proyectos, teniendo en cuenta todas las formas de discriminación (enumeradas en el artículo 4 de los Estatutos de la FIFA). Este ha sido el cometido del selecto jurado, integrado por once expertos en este campo.

Este excelente gremio cuenta con jugadoras como la campeona mundial Abby Wambach (Estados Unidos) o Alexandra Haas Paciuc (presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación [CONAPRED]). También figura en él Thomas Hitzlsperger, quien tras abandonar la selección alemana en 2014 hizo pública su homosexualidad, y desde entonces lucha contra la discriminación de los homosexuales en el fútbol.

Todo ser humano debe poder vivir "sin temor a ser discriminado por su origen, color de piel, orientación sexual o religión. De ningún modo debe considerarse esto como una declaración política, sino que es algo completamente natural".

Moya Dodd también forma parte del jurado como miembro del Consejo de la FIFA y presidenta del grupo de trabajo de fútbol femenino de la FIFA. En su opinión: "El fútbol es una fuerza mundial y única que, como ninguna otra, tiende puentes entre culturas, clases sociales y religiones y puede unirnos. Me llena de satisfacción respaldar este galardón de la FIFA, que honra y distingue los méritos destacados vinculados a la diversidad y la lucha contra la discriminación".

Proyectos en Inglaterra e India
Entre las tres instituciones nominadas para el premio que han alcanzado la fase final está Kick It Out (KIO), la cual recibe el apoyo de la federación inglesa, la Premier League, la Asociación de Futbolistas Profesionales y la Football League inglesa.

Desde 1993, KIO ha organizado campañas y estrategias de prevención para que los futbolistas ingleses se tomen en serio el trato igualitario en el balompié del país y velen por convertirlo en realidad. KIO centra sus actividades en el asesoramiento sobre normas de igualdad, documentación de casos de discriminación y educación en las escuelas y universidades, así como a través de cursos en línea.

Otra finalista es la organización Slum Soccer, la cual auspicia un desarrollo sostenible en estratos completamente marginados de la población india. Sus programas ofrecen soluciones para personas sin hogar y tendientes a mejorar las condiciones de vida en zonas desfavorecidas.

Con la ayuda del fútbol, Slum Soccer supera las barreras étnicas, religiosas, lingüísticas y sociales, y crea una unión entre las personas, brinda capacitación básica y lucha por una mejor calidad de vida. Además, centra su atención en la problemática situación de los barrios marginados en India. En la última década, casi 70 000 hombres, mujeres y niños han aprovechado en India los proyectos de desarrollo social y los cursos sobre la salud que ha ofrecido Slum Soccer.

Fomentar la comprensión
En la carrera por el Premio de la FIFA a la Diversidad se encuentra también la Asociación Internacional de Fútbol de Gays y Lesbianas (IGLFA, por sus siglas en inglés). Fundada en 1992, promueve y apoya el crecimiento del fútbol entre lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT, por su siglas en inglés), y reafirma la autoestima de esta colectividad en todo el mundo.

Los torneos y las reuniones de la IGLFA se dirigen al LGBT, así como a heterosexuales, y sirven para lograr un intercambio de ideas sobre el compromiso contra toda forma de discriminación. La IGLFA promueve el intercambio de experiencias deportivas y sociales, el respecto y la comprensión a través del fútbol. Su objetivo es que las jugadoras y jugadores tengan confianza en sí mismo y no teman las agresiones de cada día.

Esta ha sido una selección de las posibles galardonadas. Tras una clasificación exhaustiva de los proyectos, Jaiyah Saelua, miembro del jurado y fa‘afafine —persona del "tercer sexo" en la cultura de Samoa Estadounidense—, respiró hondo. Saelua, primera persona transgénero que ha participado en un partido de clasificación para un Mundial, puntualiza: "Todos los nominados merecen el premio, y esto dificulta nuestro trabajo. Esta distinción será un estímulo para que más personas de todo el mundo emprendan acciones positivas en sus colectividades, instituciones y, sobre todo, en el deporte".

Esta declaración contiene la esencia del origen de este nuevo premio de la FIFA. Sin duda, la institución que reciba el premio el 26 de septiembre en Manchester será una organización destacada en el ámbito de la diversidad y de la lucha contra la discriminación. Esta ganadora será la que dará mayor visibilidad a un enorme grupo de instituciones, proyectos e iniciativas de aficionados que, a su manera, realizan a diario una obra digna de encomio en pro de la inclusión social en el fútbol.