Existen diferentes maneras de aprovechar el poder del fútbol —o soccer, como prefiramos llamarlo— para mejorar las vidas de los niños. En Estados Unidos, a una institución apoyada por el programa Football for Hope se le ha ocurrido una forma brillante y muy original de lograrlo.

America SCORES se puso en marcha en Washington DC en 1994, respondiendo a una idea de Julie Kennedy, profesora en la enseñanza pública, para que su alumnado pudiese seguir estando en un entorno seguro y saludable al terminar las clases. Cuando el tiempo no permitía salir al aire libre, los chicos se quedaban dentro de las aulas para aprender a través de otra de las pasiones de su maestra: la poesía.

Así se esparcieron las semillas de un programa educativo que utiliza ahora dos grandes piedras angulares —el fútbol y la poesía— para llegar a más de 10.000 alumnos en todo el territorio estadounidense.

“Queremos que los alumnos tengan más confianza en sí mismos, fomentar una mayor amistad y dar ejemplos positivos”, explica Shannon Schneeman, Directora Ejecutiva de America SCORES en Nueva York. “Y lo hacemos a través de un programa que combina fútbol, poesía y servicios comunitarios”.

Conoce más detalles en este vídeo.