Manchester albergó la entrega del primer Premio de la FIFA a la Diversidad. Durante la Soccerex Global Convention, la ONG india Slum Soccer fue galardonada por su extraordinario trabajo utilizando el fútbol para  la promoción de la diversidad y la lucha contra la discriminación.

Slum Soccer compitió con otras iniciativas fantásticas, Kick It Out y la International Gay and Lesbian Football Association (IGLFA), y fue elegida por un jurado de once reputados miembros, que incluía expertos mundiales en el combate contra la discriminación e importantes figuras del mundo del fútbol, como Abby Wambach, Moya Dodd, Piara Powar y Tokyo Sexwale, entre otras.

La ceremonia, celebrada en el marco de la convención, tuvo como anfitriona a la presentadora de la CNN Amanda Davies y contó con la asistencia de la Secretaria General de la FIFA, Fatma Samoura, que entregó personalmente el premio, así como de los integrantes del jurado “11 por la Diversidad” Thomas Hitzlsperger, exjugador de la selección alemana, y Clarence Seedorf, FIFA Legend y cuádruple vencedor de la Liga de Campeones de la UEFA.

El acto incluyó, además, un debate en profundidad acerca de la diversidad en el deporte e hizo hincapié en el increíble poder que tiene el fútbol para luchar contra la discriminación en todas sus formas.

“Me alegré muchísimo cuando se pusieron en contacto conmigo desde la FIFA y me contaron lo que tenían previsto hacer, pidiéndome que formase parte del jurado ‘11 por la Diversidad”, señaló Hitzlsperger, internacional alemán en 52 ocasiones. “Los tres finalistas han hecho un trabajo fantástico. Están comprometidos y utilizan el fútbol como instrumento para unir a la gente y derribar barreras. Lo que más me ha inspirado de los finalistas es que han tenido la entereza necesaria para seguir adelante, superar los obstáculos y no abandonar nunca”.

“El fútbol tiene el poder de unir y mostrar al mundo cómo nos integra a todos”, declaró su compañero del jurado Clarence Seedorf, una leyenda de la selección neerlandesa. “En estos momentos tenemos que predicar con el ejemplo, y la FIFA lo está haciendo. Estamos unidos en la lucha por un futuro mejor y más diverso”.

El antiguo astro del Real Madrid y el AC Milan analizó de este modo a los finalistas: “Me fijé en el impacto que han tenido en la comunidad y en las siguientes generaciones, en el empoderamiento de las siguientes generaciones. Quiero felicitar a estas organizaciones por el gran trabajo que están haciendo. Es importante reconocer el fantástico trabajo que hace esta gente todos los días para ayudar al mundo a ser más diverso”.

Cambiar vidas
Slum Soccer se sirve del fútbol como instrumento de empoderamiento social para trascender las barreras de raza, religión, idioma y sexo, y promueve el desarrollo de los sectores más marginales en la India. La organización está comprometida en la lucha contra el desamparo y la mejora de las condiciones de vida de las zonas desfavorecidas. Sus enfoques se centran en construir comunidades autosuficientes, y en los últimos diez años 70.000 hombres, mujeres y niños se han beneficiado, por ejemplo, de los seminarios de formación para la vida práctica y sobre la salud que imparte.

Slum Soccer, al igual que IGLFA y Kick It Out, fue seleccionado como finalista entre 100 organizaciones candidatas de todo el mundo, y su continuo compromiso con la promoción de la diversidad se ha visto recompensado ahora con la edición inaugural del premio.

“Slum Soccer lleva 14 años trabajando principalmente con los jóvenes excluidos de la sociedad, y utilizamos el fútbol como herramienta para llegar a ellos”, explicó Abhijeet Barse, quien recibió el premio en nombre de la organización. La mayoría de estos participantes proceden de zonas muy marginales, y nosotros queremos que formen parte de la sociedad”.

“Usamos el fútbol para darles una plataforma, llegar a ellos e irlos canalizando poco a poco de nuevo hacia la sociedad. En cuanto se consigue que presten atención a través del fútbol, es más fácil transmitir mensajes. Este premio nos hace sentir que el trabajo que estamos llevando a cabo llega a la gente”, señaló.

Y las inspiradoras iniciativas de los otros dos finalistas, IGLFA y Kick It Out, también fueron reconocidas mediante sendos certificados, que entregaron en el escenario los miembros del jurado Seedorf y Hitzlsperger.

“Kick It Out se centra en la educación y en trabajar con todos y cada uno de los aspectos del juego, desde el fútbol base hasta los clubes profesionales”, indicó Roisin Wood. “Intentamos mostrar lo que significa de verdad la diversidad. El fútbol es una herramienta potentísima, y tratamos de utilizar su fuerza para llegar a la gente”.

“La misión de la IGLFA tiene dos partes”, apuntó Ben Briggs. “Llevamos 25 años organizando torneos por todo el globo, trabajando con más de 100 equipos para proporcionar un espacio seguro a los atletas LGBT que quieren jugar juntos al fútbol luchando por la igualdad para todos. La otra parte del trabajo se centra en jugadores y equipos de zonas del mundo donde uno no puede ser uno mismo, donde la seguridad personal está en riesgo y la persecución es algo que ocurre demasiado a diario”.

“El fútbol es un deporte de participación masiva, y en los deportes de participación masiva se refleja la sociedad. Dentro de la sociedad hay problemas de homofobia y discriminación de una forma más amplia. Estamos avanzando en la lucha por erradicar la homofobia”, apuntó.

Para cerrar, Hitzlsperger hizo una valoración a futuro: “Es la primera vez que se entrega este premio, y espero que haya más ediciones. La FIFA es el organismo rector del fútbol y la gente lo toma como ejemplo. Creo que una declaración en el sentido de premiar a la gente por la diversidad tiene mucha fuerza, y me alegra formar parte de ello”.