• 26 ONGs rusas y europeas se reunieron en un taller organizado por la FIFA y adidas
  • Organizaciones insertas en Football for Hope intercambiaron experiencias en Moscú
  • El entrenamiento eficaz puede propiciar cambios sociales positivos en los niños discapacitados

Es bien sabido que jugar al fútbol es fuente de diversión y de beneficios para la salud, pero los niños que practican este deporte tan amado por millones de personas aprenden además aptitudes para la vida. Lo que es especialmente importante es garantizar que los niños discapacitados también se beneficien de las virtudes del fútbol, tales como comunicación, trabajo en equipo, adaptación a nuevas circunstancias, toma de decisiones independiente y muchas otras.

Para abordar este asunto, muchas ONGs de todo el mundo están utilizando el fútbol y los entrenamientos para mejorar la vida de los niños. No obstante, está claro que los niños discapacitados necesitan un enfoque especial y los entrenadores se enfrentan a la cuestión de usar o no las mismas metodologías desarrolladas para los jugadores en las academias de fútbol.

Directores de programas de ONGs que trabajan en este ámbito se reunieron en Moscú con motivo de un taller Football for Hope adidas Exchange Programme para comprender mejor las necesidades de los niños discapacitados y mejorar el proceso de entrenamiento. Este programa es el resultado de los esfuerzos de la FIFA y de adidas, su socio, para facilitar formación a las ONGs de todo el planeta desde 2009, y permite a las organizaciones que trabajan con niños discapacitados intercambiar experiencias y consejos prácticos que resultan inestimables para realizar una labor eficaz.

"El futbol es una herramienta muy potente para ayudar a la gente joven a mejorar sus vidas de distintas maneras", explicó Irina Schlossarek-Dhowtalut, directora de programas de Football for Hope de la FIFA.

"Por eso estamos muy contentos de haber podido organizar este taller en Moscú junto a adidas, socio de la FIFA, y nuestra organización anfitriona, Downside Up. La iniciativa permitió a representantes de 26 organizaciones que colaboran con Football for Hope en Rusia y Europa intercambiar información sobre cómo impartir programas basados en el fútbol a niños con capacidades diferentes".

Entrenamiento eficaz para niños discapacitados
Como parte del taller, de tres días de duración, las organizaciones vieron los enfoques de cada una de ellas y sus mejores prácticas a la hora de enseñar fútbol a los niños discapacitados. Además pudieron poner en práctica lo aprendido sobre el terreno. Se llevaron a cabo entrenamientos entre los participantes en el taller y niños con síndrome de Down, para quienes es especialmente importante que se expliquen con detenimiento los ejercicios y se aporten ejemplos visuales.

La organización Downside Up se ha beneficiado del apoyo de la FIFA y recientemente ha intensificado sus esfuerzos para incrementar la práctica el fútbol por parte de los niños con síndrome de Down de Rusia.

"Al principio muchos padres se mostraron escépticos porque la creencia de que los niños con síndrome de Down no pueden participar en deportes de equipo está muy arraigada", aseveró Irina Menshenina, directora de desarrollo de Downside Up. "Sin embargo, ahora nadie duda de que esto es posible, y muchos incluso nos llaman preguntando específicamente por el fútbol. Para nosotros este taller es especialmente importante porque nos da la oportunidad de aprovechar la experiencia de nuestros colegas extranjeros sobre cómo entrenar mejor a los niños".

Los padres confirmaron que jugar al fútbol ha ayudado a sus hijos a desarrollar nuevas aptitudes. "El fútbol ha influenciado todos los aspectos de nuestra vida", declaró Mila Kirillova, madre de una niña de 10 años llamada Nika que juega al fútbol desde hace año y medio.

"El fútbol es un deporte de equipo en el que necesitas más que la simple capacidad física. Los niños aprenden a escuchar, a ejecutar las instrucciones del entrenador y a interactuar los unos con los otros. Para Nika ha conllevado muchos cambios positivos, tanto en términos de comunicación -ahora habla más con otros niños-, como de autosuficiencia, porque tiene que tomar constantemente decisiones sobre la cancha".

Hay cientos de organizaciones en las comunidades de todo el mundo que proporcionan proyectos sociales a través del fútbol. En 2017, la FIFA sigue prestando su apoyo a dichos proyectos en todas las regiones del planeta a través de su iniciativa Football for Hope. Gracias al programa adidas Exchange, las organizaciones comunitarias pueden intercambiar ideas y propiciar cambios sociales positivos en las vidas de los niños discapacitados.