En todas las sociedades hay niños y jóvenes para los que la oferta educativa convencional resulta insuficiente. La organización KICKFAIR, de Alemania, se centra en ayudar a los chicos desfavorecidos, pero no son los únicos destinatarios del trabajo de la entidad.

Perfil
•   Fundada en 2003 con el nombre KICK FORWARD
•   El fútbol callejero como herramienta de trabajo
•   Actividades de formación destinadas a la juventud
•   Proyectos por toda Alemania
•   Organización jerárquica horizontal: “roles en lugar de cargos”
•   Fomento de la autonomía y los intereses individuales
•   Sobre 20 responsables y expertos externos, más de 100 voluntarios
•   Numerosas alianzas estratégicas a escala nacional e internacional

La filosofía KICKFAIR, formación a través del fútbol
Los responsables de la organización han desarrollado un concepto educativo que se basa en diferentes proyectos de fútbol callejero. “El fútbol es un fenómeno que va más allá del deporte propiamente dicho y que tiene un enorme atractivo para nuestros jóvenes, ya que suscita grandes emociones”, explica Steffi Biester, máxima responsable de la entidad en la actualidad.

La gran mayoría de los proyectos se fundamentan en la filosofía formativa KICKFAIR y en la idea de que todos los jóvenes deben tener las mismas oportunidades de desarrollar su potencial personal y profesional.

“Lo que queremos no es transmitir conocimientos, sino posibilitar el aprendizaje”, asegura Biester, quien añade que, según su experiencia, eran muchos los jóvenes que, “antes de que nosotros entrásemos en escena, carecían de acceso a proyectos e iniciativas de apoyo interesantes en sus escuelas”. A diferencia de lo que ocurre en las escuelas, el método de aprendizaje que promueve la organización se distingue por su carácter informal, cognitivo y emocional.

Para muchos jóvenes es importante empezar por identificar sus propios intereses: “¿Cuáles son mis virtudes? ¿Cómo las puedo potenciar? No se puede estar hablando siempre de defectos únicamente”.

El mensaje que pretenden transmitir es claro: “No pasa nada si fracasas, porque el fracaso forma parte del proceso de aprendizaje. Lo importante es cómo gestionar una experiencia así de forma positiva. Para muchos jóvenes, trabajar con nosotros supone descubrir que el fracaso puede ser algo positivo”.

Así, no sorprende que el fútbol pueda resultar de ayuda. La derrota forma parte del deporte, igual que la necesidad de levantarse y seguir adelante. Hablamos de cualidades y experiencias que se pueden aplicar a otros ámbitos de la vida.

KICKFAIR otorga una importancia especial a la implicación activa de niños y jóvenes. De este modo, los alumnos de quinto y sexto curso participan en torneos escolares de fútbol callejero, mientras que los de séptimo se ocupan de una parte importante de la organización de dichos torneos.

“Los chicos experimentan un proceso de crecimiento gradual en el que van asumiendo responsabilidades cada vez más complejas en materia de planificación, organización y celebración de eventos”, explica la filosofía KICKFAIR, que anima además a los niños y jóvenes a recurrir al diálogo para resolver los conflictos que puedan surgir en relación con el deporte. “Son muchos los que se dan cuenta de que organizar algo puede ser divertido”, continúa Biester.

Cooperación con Football for Hope
KICKFAIR funciona a través de alianzas estratégicas con numerosos actores, como por ejemplo adidas o la Escuela Superior de Deportes de Alemania, donde se lleva a cabo formación académica en el marco de un máster.

Desde hace años, KICKFAIR mantiene además una estrecha colaboración con la iniciativa Football for Hope de la FIFA. “Se trata siempre del mismo principio básico, aunque con diferentes orientaciones. Por ejemplo, en 2015 y 2016 el foco se puso en la cooperación internacional, mientras que actualmente nos centramos en la formación para el liderazgo juvenil”, explica la dirigente de KICKFAIR.

Además de por el apoyo económico que su organización recibe en el marco del programa Football for Hope, Biester se muestra agradecida por la posibilidad de participar en el Foro Football for Hope. “Nos invitan con regularidad y se trata de una fantástica plataforma de intercambio para organizaciones de todo el mundo. Este tipo de iniciativas resultan muy útiles”, afirma.

“Ha sido en todo momento una alianza de cooperación muy positiva. Siempre que me he dirigido a los responsables de Football for Hope para pedir apoyo, tender puentes o abrir puertas me he encontrado con la mejor disposición por su parte. Cuando las cosas se abordan con una actitud tan constructiva, las posibilidades que se abren resultan tremendamente amplias”, agradece Biester.

Este artículo forma parte de un ciclo de reportajes en los que FIFA.com destaca el trabajo de diferentes organizaciones no gubernamentales que colaboran con Football for Hope, una iniciativa de la FIFA a escala mundial que pretende ayudar a los jóvenes a mejorar sus vidas por medio del fútbol.