• Sport 4 Life UK tiene su sede en Birmingham, Inglaterra
  • Usa el deporte como medio para ayudar a jóvenes sin recursos 
  • El programa Football For Hope de la FIFA ayuda a esta organización

“Cuando llegamos aquí no teníamos muchos amigos, pero ahora sí. Cuando jugamos al fútbol somos felices”.

La sonrisa casi idéntica que se dibuja en los rostros de estos gemelos es suficiente para iluminar cualquier estancia. Cobijados en un vestuario del complejo deportivo de Birmingham (Inglaterra), a salvo de la tromba de agua que está cayendo afuera, la cercanía y la alegría que transmiten Mohammed y Hussain en su charla con FIFA.com es muy de agradecer. Sin embargo, las sonrisas de estos jóvenes de 17 años esconden una historia llena de penurias.

Ambos se vieron obligados a huir de su ciudad natal, en Afganistán, por culpa de un conflicto bélico en el que perdieron a varios miembros de su familia y a vecinos muy cercanos. En busca de un lugar más seguro, dejaron allí a su madre y a otros seres queridos. Tras cruzar toda Europa, y con apenas 14 años, llegaron a la infame “jungla de Calais”.

“Fueron días muy difíciles”, recuerda Mohammed. “Pero allí también jugábamos al fútbol con nuestros amigos. Nos vino bien jugar al fútbol durante aquella época tan complicada”.

Después de pasar dos años en Calais, los hermanos llegaron al Reino Unido, aunque lo hicieron por separado.

“No siempre hemos estado juntos”, afirma Mohammed, dedicándole otra amplia sonrisa a Hussain, hoy sí junto a él. “Después de Calais estuvimos separados dos o tres meses. Nos mantuvimos en contacto por vía telefónica. Estaba muy preocupado por él, porque yo llegué primero al Reino Unido y él seguía en Calais”.

Finalmente, los gemelos se reunieron, y ahora viven juntos con una familia de acogida en Birmingham. Desde su llegada a finales del año pasado, Mohammed y Hussain vienen a este complejo deportivo para participar en las sesiones de fútbol que imparte Sport 4 Life UK, una organización benéfica que utiliza el deporte como vehículo para aumentar las opciones de empleo y los conocimientos prácticos de los jóvenes. Fuera del vestuario, y pese al aguacero, más de 70 refugiados y solicitantes de asilo de nacionalidades, creencias religiosas y etnias distintas, juegan juntos al fútbol.

Encantados con la visita de FIFA la semana pasada. Su apoyo nos permite crear un futuro mejor para los jóvenes.

Mark Aaron, coordinador de empleo y formación en Sport 4 Life, lleva trabajando con estos dos hermanos desde su primera sesión.

“A pesar de su corta edad, ya han sido testigos de infinidad de cosas muy desagradables. Fueron a parar a 'la jungla', un hervidero de odio. Desde luego, no era el lugar más bonito ni el más seguro para estar. Tienen grandes esperanzas y aspiraciones. No me extrañaría nada que alcanzaran sus metas. Quieren que su familia se sienta orgullosa de ellos”.

“Gracias a estas sesiones, los chicos abandonan literalmente las calles”, prosigue Aaron. “Es una actividad inclusiva y segura, lo cual es muy importante no sólo para estos jóvenes de aquí, sino también para los de las zonas colindantes”.

Stuart Bates es otro de los coordinadores de empleo y formación. Al igual que Aaron, no sólo dirige estas sesiones de fútbol, sino que además anima a los participantes a integrarse en la sociedad local, al tiempo que desarrollan dotes de liderazgo y, en algunos casos, prosiguen con su educación.

“El acceso gratuito a estas instalaciones les da la oportunidad de hacer amigos y forjar relaciones”, subraya Bates. “Sport 4 Life intenta hacer uso de instalaciones municipales para integrar a estos refugiados y personas solicitantes de asilo y transmitirles una actitud positiva para con su entorno. El fútbol es un idioma universal que nos facilita la comunicación”.

Muy honrado de hablar con FIFA.com en representación de Sport 4 Life UK sobre el trabajo que hacemos en la comunidad.

Tom Clarke-Forrest fundó Sport 4 Life UK en 2006 con el objetivo de crear un futuro mejor para los jóvenes de entre 12 y 25 años gracias a la fuerza del deporte y del fútbol. “Ofrecemos un amplio abanico de actividades”, explica Clarke-Forrest. “Incluyen sesiones de deporte estructuradas, títulos acreditados y charlas individualizadas para dar a los jóvenes el respaldo que necesitan y evitar que se conviertan en futuros desempleados”.

“La FIFA, a través de su programa Football For Hope, nos ha proporcionado fondos organizativos muy importantes que nos han permitido mantener los programas existentes, así como crecer en otros ámbitos”.

¿Y qué repercusión ha tenido todo esto en las vidas de Mohammed y Hussain? Pues bien, gracias a Sport 4 Life UK, ambos poseen ahora un título de liderazgo y su deseo es continuar progresando. “Yo quiero seguir con mi educación y entrar en la universidad”, dice Mohammed. “Me encantaría estudiar ciencias políticas”.

“¿Además de ser futbolista?”, Hussain vuelve a sonreír antes de anunciar con solemnidad. “Me gustaría ser médico”.

Probablemente, a ambos les aguarda un futuro brillante, muy lejos del conflicto que afecta a Afganistán. No saben nada de su madre desde el año pasado, pero seguro que se sentiría muy orgullosa al oír el mensaje que sus hijos transmiten a sus compañeros en las sesiones de entrenamiento.

“Les diría que nunca pierdan la esperanza”, responde Hussain a la pregunta de qué mensaje le gustaría lanzar al mundo. “Que intenten hacer realidad sus sueños”.

Los números de Sport 4 Life UK en 2016

721 jóvenes participan en sus programas

226 títulos obtenidos

88% de los participantes en el programa TEENS (dirigido a chavales de entre 12 y 16 años procedentes de grupos marginales de la sociedad) han mejorado su comportamiento

66% de los participantes en el programa NEETS (sin empleo, educación ni formación) han progresado en su educación, empleo o formación

Esta nota se encuadra dentro de la serie que está publicando FIFA.com para destacar aquellas ONG que forman parte de Football for Hope, la iniciativa global de la FIFA cuyo objetivo es ayudar a mejorar la vida de los jóvenes a través del fútbol.