La organización de la Copa Mundial de la FIFA™, la mayor competición deportiva del mundo de una sola disciplina, comprende una amplia variedad de actividades, entre ellas, la gestión de grandes inversiones en estadios e infraestructuras, el transporte de millones de personas a los partidos y a las fiestas de aficionados velando por su seguridad e integridad física, la contratación y formación de miles de voluntarios, la accesibilidad del torneo para todo el mundo y la atención a las 32 selecciones participantes y a la prensa internacional.

Es inevitable, dada la magnitud de esta labor, que se produzcan efectos negativos sociales y medioambientales que hay que tratar de reducir al máximo. Por otra parte, el Mundial también representa una oportunidad única para dejar un legado positivo en el país anfitrión. La FIFA y el COL reconocen la responsabilidad que entraña la organización de este macroevento y, por este motivo, estamos poniendo en marcha medidas concretas de sustentabilidad, estableciendo guías de buenas prácticas para otras competiciones importantes y alentado a otras entidades a que implanten iniciativas para promover la sustentabilidad.

Para garantizar que la planificación y la celebración de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™ reduzca al mínimo el impacto negativo y maximice los efectos positivos en las personas, la economía y el medioambiente, la FIFA y el COL han desarrollado una estrategia global de sustentabilidad. Las experiencias, los compromisos, la aplicación de normas internacionales y los intercambios realizados con las partes interesadas sirvieron para fijar el marco de evaluación y definir las prioridades, que se adecuaron a las particularidades de la Copa Mundial de la FIFA 2018™.

Para más información sobre los proyectos de sustentabilidad del último Mundial celebrado en Brasil en 2014, puede leer el Informe de Sustentabilidad.