Camboya sufrió durante años los estragos de una violenta guerra, cuyas consecuencias aún perduran. Gracias a Spirit of Soccer, sin embargo, la esperanza está resurgiendo en el país.