En Yemen, el club Al-Oruba está ayudando a los refugiados sirios a recuperar la sonrisa gracias al fútbol, al tiempo que trabaja para contribuir al desarrollo del balompié yemení.