Los beneficios recaudados en el Partido contra la Pobreza se destinarán a la reconstrucción de Filipinas tras el paso de la tormenta Haiyan, que ha asolado el país.