La discapacidad y los reveses de la vida no les han borrado la sonrisa. Durante la celebración de Special Olympics en Namibia, encontramos estas dos conmovedoras historias. El fútbol les dio la fuerza para cambiar sus destinos.