Un grupo de jóvenes inmigrantes, que se entrenan cada semana en la sede de la FIFA en Zúrich, disfrutaron de una sesión inolvidable con jugadores del Borussia Mönchengladbach alemán.