La llaman “La gran niebla”, pero Londres es una de las ciudades más bonitas del mundo. Aquel Londres de antaño, envuelto en una espesa nube de humo, ha dado paso a una capital brillante y vibrante, con una concentración de atracciones turísticas absolutamente espectaculares.

Ante su impresionante arquitectura, sus fascinantes monumentos históricos, una cultura que estimula la creación artística, su gastronomía y su panorama musical, tu único problema será encajar todos los sitios de interés en una estancia inolvidable. Para ayudarte, hemos escogido una serie de lugares de visita obligada, que te aconsejamos para tu próximo viaje a la capital del Reino Unido.

Estadio de Wembley
Con un aforo de 90.000 localidades, el hogar de la selección nacional de Inglaterra tiene el orgullo de ser el segundo estadio de mayor tamaño de Europa. Se trata además de un centro de peregrinación imprescindible para todos los aficionados al fútbol. El estadio se construyó en 2007 en los terrenos del Wembley original con sus emblemáticas torres gemelas, pero su rica historia, incluida la famosa victoria de Inglaterra en la final de la Copa Mundial de la FIFA™ de 1966, todavía rezuma en los muros del nuevo recinto. La mejor forma de revivirla te la ofrecen los recorridos guiados por el estadio, donde podrás contemplar de cerca sus preciados tesoros, como el Trofeo Jules Rimet, creado para conmemorar el triunfo de Inglaterra en 1966.

La Torre de Londres
Uno de los aspectos más fascinantes de Londres es la asombrosa historia que atesora en sus calles y que cobra vida en la Torre de Londres, fundada en 1066 por Guillermo el Conquistador, el primer rey normando de Inglaterra. En ella podrás empaparte de casi 1.000 años de historia mientras exploras los lugares donde se llevaban a cabo ejecuciones en la Edad Media o contemplas las joyas de la Corona británica. Además, con las explicaciones sorprendentes que los guardas alabarderos de la Torre proporcionan durante las visitas guiadas, te llevarás una lección de historia sin igual.

Música
Los Rolling Stones, los Kinks, los Sex Pistols…, la lista de bandas legendarias que proceden de Londres se antoja realmente interminable. Londres es una de las capitales mundiales de la música y ofrece un sinfín de opciones a los melómanos, que satisfacen todos los gustos musicales. Ya sea en Denmark Street, con sus tiendas de guitarras y estudios de grabación que frecuentaban antiguamente las grandes bandas de rock y punk, o deleitándote con la mejor música clásica en la Orquesta Sinfónica de Londres, seguro que encuentras algo interesante que añadir a la banda sonora de tu vida.

El Museo Británico
Este museo expone varios de los descubrimientos más increíbles del mundo y una enorme colección de tesoros históricos y arqueológicos procedentes de todo el planeta. Además, vale la pena visitarlo aunque solo sea para admirar la insólita arquitectura del edificio. La entrada es gratuita todo el año, y en su interior alberga objetos famosos como la Piedra de Rosetta, una estela del Antiguo Egipto que lleva esculpido un decreto del año 196 a. C., o las esculturas de mármol del Partenón de Atenas, soberbiamente conservadas. El Museo Británico es de visita imprescindible y tiene la habilidad de saciar la sed de conocimientos de cualquiera.

London Eye
Ubicada en el centro de la ciudad, con sus 135 metros de altura, la gigantesca noria-mirador de Londres ofrece unas vistas únicas de la capital. Al igual que el edificio Empire State de Nueva York o la Torre Eiffel de París, la emblemática London Eye atrae a los turistas por su aspecto extraordinario y por sus vistas ininterrumpidas de toda la ciudad. De noche, súbete a una de las cabinas de la noria para contemplar el impresionante horizonte de Londres con sus luces centelleantes.

Monumentos representativos
Si no dispones de tiempo, puedes hacer un rápido recorrido por los monumentos londinenses más representativos. Para ello, utiliza los famosos autobuses rojos de dos pisos o uno de los barcos de pasajeros que surcan el Támesis. Todo aquel que visite la capital debería ver los sitios de interés más destacados: las Casas del Parlamento, el Big Ben, la abadía de Westminster, el palacio de Buckingham, el Globe de Shakespeare y el Puente de la Torre. Si estás en Londres, vale la pena que te acerques a contemplar, al menos desde fuera, todas estas maravillas de fama mundial.