• Nielsen, de 45 años, guió a Dinamarca hasta la final de la EURO femenina
  • Dejó su puesto como seleccionador nacional a finales de agosto
  • "Mi sueño es andar cada día con una sonrisa en la cara"

La historia nos ha enseñado que hay ciertas cosas que no pueden predecirse y que, de vez en cuando, se producen sorpresas. El fútbol femenino no es una excepción. Cuando Dinamarca iba a medirse a Alemania en los cuartos de final de la Eurocopa Femenina de la UEFA, muchos dieron por sentado que las ganadoras serían las bicampeonas del mundo, ya que partían como claras favoritas. Sin embargo, las vencedoras fueron las danesas, que incluso acabaron metiéndose en la final continental.

"Tuvimos algo de mala suerte con las lesiones poco antes de la EURO y durante el torneo", explica Nils Nielsen en su entrevista con FIFA.com.

"Lo que hizo muy bien mi equipo, y eso es algo de lo que me siento muy orgulloso, fue el modo en que lidió con los problemas. Me quedé muy satisfecho con su rendimiento, sobre todo en el choque de cuartos contra Alemania. Las jugadoras creyeron en la victoria, y eso es algo en lo que habíamos trabajado mucho. Me alegré enormemente de que fuera mi equipo el que eliminara a Alemania. Hicimos historia. Este verano viví mi propio sueño. Lo único que nos faltó fue ganar la final. Aunque no lo conseguimos, fue un sueño bonito, en ningún caso una pesadilla", añade el técnico, de 45 años, con una sonrisa.

Y ahora su sueño se prolonga, porque Nielsen es uno de los finalistas al Premio The Best al entrenador de la FIFA 2017 de fútbol femenino. "Es algo que no esperaba, pero este tipo de sorpresas siempre se agradecen", afirma satisfecho este preparador nacido en Groenlandia. "Me hace mucha ilusión ir a la gala de premios. Jamás pensé que iría algún día. Si no eres de los organizadores, tienen que invitarte. Y como yo nunca seré uno de los organizadores, el único modo de asistir en directo a la gala era estar nominado. Tengo muchas ganas".

No es de extrañar, por tanto, que su intención no sea otra que disfrutar de cada minuto. Igual, seguramente, que los otros dos finalistas en la categoría de Entrenador de la FIFA de fútbol femenino, a quienes Nielsen dedica palabras de elogio por su excelente rendimiento.

Sobre Sarina Wiegman
"He coincidido un par de veces con la seleccionadora de Países Bajos, y no sólo cuando nos hemos enfrentado con nuestros equipos. Me gusta. Es una muy buena entrenadora y está haciendo un buen trabajo en el fútbol femenino. Supo manejar muy bien su condición de anfitriona de la EURO. Le tengo un grandísimo respeto, como seleccionadora y como persona".

Sobre Gérard Prêcheur
"Al entrenador del Lyon no lo conozco personalmente. Sólo sé de sus grandes logros con el club a lo largo de todos estos años. Siento muchísimo respeto por lo que ha conseguido".

Nielsen también consiguió un gran éxito con la selección femenina de Dinamarca, pero, pese a ello, decidió dejar el puesto de seleccionador, al que había accedido en 2013.

"Aún no sé qué será lo próximo. Si encuentro un proyecto que me ilusione tanto como éste, me volcaré de nuevo en cuerpo y alma. Volvería a darlo todo, tal y como he hecho con este equipo. Para mí, había llegado la hora de emprender un nuevo rumbo y, para las jugadoras, era el momento de que entrara otro seleccionador y les diera aires nuevos".