La del pasado 17 de agosto era una mañana como otra cualquiera… hasta que a Deyna Castellanos le sonó el celular.

“Estaba desayunando con el equipo antes de entrenar, en el salón de fisioterapia, y me llegó un tuit de FIFA.com con la nominación. Cuando lo leí me emocioné muchísimo, grité y empecé a correr alrededor de las camillas. ¡Mis compañeras me preguntaban que por qué gritaba!”

A sus 18 años, la venezolana se acababa de convertir en la nominada más joven al premio The Best a la Jugadora de la FIFA. Lo siguiente fue contárselo a su entrenador del Florida State Seminals y llamar a casa. “Mi mamá me dijo que era la mamá más orgullosa del mundo”.

A partir de ese momento… se desató la locura.

“La primera semana desde la nominación fue… Muchos, en cuanto las votaciones estuvieron abiertas empezaron a votarme de inmediato. Todas mis compañeras votaron, el staff del equipo… Me decían ‘bueno, voto por ti y luego pongo a Carli Lloyd de segunda’, porque la mayoría de mis compañeras son americanas”. Deyna no se puede aguantar la risa.

“Me causa risa cada vez que pienso que estoy nominada junto a jugadoras como ¡Carli Lloyd! Me da como risa nerviosa, porque es algo que no me creí que iba a pasar tan pronto. Estoy totalmente alucinada”.

Para entenderlo hay que retroceder a 2016. Deyna deslumbraba en la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA celebrada en Jordania y FIFA.com le preguntó por los The Best FIFA Football Awards™ y sus favoritos:

Menos de un año después, la delantera venezolana ha vuelto a sorprender al mundo… y a sí misma. "Todavía no he jugado un Mundial Sub-20, ni un Mundial de mayores, ni siquiera juego en una liga profesional (ndlr: el Seminoles juega en la liga universitaria de EEUU) o la Champions League, nada de eso. Estar ya entre las 10 nominadas es algo increíble. Para mí significa mucha responsabilidad porque, aparte de ser un sueño, poder ganar este premio me impulsa a seguir trabajando y esforzándome".

Quizás el menos sorprendido sea su ‘padrino’ Juan Arango. El mejor jugador de la historia de Venezuela se atrevía a pronosticarlo hace unos meses. “En un tiempo no muy lejano va a ser la mejor jugadora del mundo, sin duda. Para mí es la sucesora natural de Marta o Carli Lloyd”.

¿Y qué opina Deyna? “Marta siempre fue mi principal referente y que digan que soy su sucesora y que puedo hacer lo mismo que ella hizo es algo genial. Juan está muy contento con la nominación y, como me dice siempre, ‘bueno ahijada, vamos por más’”.

De momento toca esperar al 22 de septiembre. Será entonces cuando sepamos si Deyna está entre las tres finalistas al premio y viaja a la ceremonia del próximo 23 de octubre en Londres. Mientras espera a que suene de nuevo su celular, se sincera. “¿Si me he visualizado en la gala? ¡¡Sí!! Tal vez no ahorita, pero sí en unos cuantos años”. Y vuelven las risas.

Una carrera fulgurante: