60 segundos. 1 minuto. En ese tiempo Venezuela pasó de la alegría a la desesperación, y de la desesperación a la felicidad absoluta.

En ese intervalo la Vinotinto estuvo clasificada a cuartos de final de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Jordania 2016, eliminada, y nuevamente clasificada. Hubo dos goles espectaculares, dos celebraciones, un cambio y, por qué no decirlo, un milagro.

Porque, cuando en el minuto 93 del Venezuela-Camerún Alexandra Takounda marcó de tacón y puso el 1-1 en el marcador, las africanas apeaban del torneo a la Vinotinto, a la que solo le valía la victoria. Y quedaba apenas un minuto del añadido para revertir el resultado.

Entonces apareció Deyna Castellanos. Su milagroso disparo desde la media cancha fue directo a la red, desató la locura y puso a Venezuela definitivamente en cuartos.

“Poder pasar a la siguiente ronda en un Mundial gracias a ese gol… por supuesto que es uno de los momentos más hermosos de mi carrera”, cuenta Deyna a FIFA.com casi un año después de ese 3 de octubre de 2016. El gol valió una clasificación (ndlr: Venezuela terminaría el Mundial en cuarto lugar), fue elegido el mejor del torneo, y ahora es candidato al Premio Puskás de la FIFA.

En nuestro repaso por los 10 goles candidatos, es tiempo de volver sobre la historia de este tanto. ¿Fue una genialidad improvisada? Ni mucho menos.

La fe de un entrenador
Nada más marcar Deyna el gol, el seleccionador venezolano Kenneth Zseremeta empezó a gritar “¡¡te lo dije, te lo dije!!”. El destinatario de los gritos de alegría era ‘Tato’ Celis, jefe de prensa del equipo, quien días antes había mostrado su sorpresa ante la reiteración con la que Deyna y sus compañeras practicaban los disparos desde el centro del campo.

El cambio
Si alguien debía tomar la responsabilidad en ese momento de máxima tensión para Venezuela, ésa era la capitana y líder del equipo. Pero Deyna necesitaba una socia. Alguien que sacase de centro y pusiese el balón en el lugar indicado. Y ésa iba a ser Nohelis Coronel, que saltó del banco a la cancha para cumplir su misión. “Nohelis me dijo: ‘¿dónde quieres el balón?’. Yo se lo indiqué y lo puso en el sitio adecuado”.

El toque maestro 
La secuencia del gol sigue hoy bien presente en la memoria de Deyna. “Lo recuerdo tal cual. Minuto 93. Nos empatan el partido y tenía que haber una manera de que Venezuela se salvase. Creo que ese golazo se dio después de tanta práctica y por la confianza que tenía en mí misma”.

¿Será Deyna finalista al Premio Puskás de la FIFA? La decisión está en manos de los usuarios de FIFA.com. ¡Ya puedes votar por tu gol favorito!