• Ganaron la 1ª edición del Premio a la afición de la FIFA
  • Ambas hinchadas homenajearon a las víctimas de Hillsborough
  • Representantes de los clubes reflexionan al respecto

En 2016 se otorgó por primera vez el Premio The Best a la afición de la FIFA. Los ganadores fueron las hinchadas del Liverpool y del Borussia Dortmund, que en abril de ese año, antes del partido de la Liga Europa de la UEFA que los enfrentó en el estadio de Anfield Road, cantaron juntas durante varios minutos You’ll Never Walk Alone, el himno oficioso del Liverpool, en homenaje a las víctimas de la tragedia de Hillsborough con motivo del 27º aniversario de aquella tragedia.

Cuando falta algo más de un mes para que se entregue la segunda edición del premio, FIFA.com dialogó con representantes de Liverpool y Borussia sobre lo que el galardón ha significado para ellos y para sus clubes.

“Era la primera vez que la FIFA reconocía el importante papel que los aficionados desempeñan en el fútbol, y para el Liverpool supuso un gran honor estar entre los nominados junto con el Borussia Dortmund”, asegura Susan Black, directora de comunicación del club inglés.

“Cuando llegamos a Zúrich, los dos clubes acordamos que, en caso de ganar, dedicaríamos el premio a las 96 personas que perdieron la vida en Hillsborough. El momento en que se anunció que éramos los vencedores resultó muy emotivo”, revela.

“En el club se recibió muy bien la noticia y todo el mundo se alegró por la nominación. Pensamos que era muy acertado brindar un reconocimiento así a las 96 víctimas mortales”, asegura Torsten Schild, responsable de las cuestiones relativas a la afición en el Borussia.

“Además de los cánticos al unísono en el estadio, aquellos dos días estuvieron repletos de actos relacionados con el aniversario de la tragedia. La gente que de tan buen grado los organizó también se alegró mucho por este reconocimiento a los aficionados. Me parece estupendo que haya un premio para las hinchadas”, añade.

El voto popular
 La participación de los seguidores en la votación del premio The Best —y no sólo en lo que concierne al galardón destinado a la afición— también recibe una valoración positiva.

“Me parece justo que se dé voz a los aficionados, porque su papel en los clubes es muy importante. Además, el proceso de votación del galardón era muy claro y sencillo, así que los aficionados lo tenían fácil para participar”, afirma Black.

Un estrecho vínculo unía ya a estas dos entidades, puesto que Juergen Klopp, el actual entrenador del Liverpool, es un ex del Borussia, además de que representantes de ambos clubes han participado conjuntamente en diferentes actos de conmemoración de los aniversarios de la final de la Recopa de Europa que en 1966 enfrentó a Liverpool y Dortmund con victoria de los alemanes por 2-1. 

“Desde que ganamos el Premio a la afición, la unión entre la hinchada y los responsables del club se ha reforzado”, revela Schild. “Tras el atentado que el autobús del Borussia sufrió el pasado mes de abril recibimos multitud de correos electrónicos interesándose por nuestro estado”, añade.

Por su parte, Black espera que Liverpool y Borussia se vuelvan a encontrar sobre el terreno de juego esta temporada. “Los dos equipos estamos en la Liga de Campeones, así que puede ser que nos crucemos. Entre nosotros y el Dortmund siempre habrá una relación muy especial”, asegura.

Schild cree que el Premio a la afición de la FIFA fue algo “positivo para todos”, y que los otros dos candidatos finales también se merecían el galardón.

“Lo que la hinchada islandesa hizo en la Eurocopa 2016 estuvo estupendo, y la idea de los ositos de peluche de los seguidores del ADO Den Haag también fue un fantástico detalle. Todos los nominados pasamos dos días juntos en Zúrich y nos entendimos a las mil maravillas”.

Y es que, al fin y al cabo, el fútbol, y de manera especial el Premio a la afición de la FIFA, consiste precisamente en eso.