• Wiegman es candidata al The Best como DT en fútbol femenino
  • Van de Donk conquistó la Eurocopa bajo sus órdenes
  • La centrocampista holandesa elogia a su seleccionadora

-Creo que se merece el premio sin ningún género de dudas, porque es una entrenadora increíble

No resulta en absoluto sorprendente que Danielle van de Donk se refiera a Sarina Wiegman en semejantes términos. Al fin y al cabo, ambas contribuyeron de manera fundamental a la conquista de la Eurocopa femenina por parte del admirable combinado de Países Bajos, si bien cada una lo hizo en su respectivo papel: Van de Donk como cerebro del equipo sobre el campo y Wiegman moviendo los hilos desde el banquillo.

Teniendo en cuenta que Países Bajos 2017 era para la escuadra neerlandesa la tercera Eurocopa y el cuarto gran certamen en que participaba, la conquista del título por parte de las anfitrionas supuso un logro de enorme mérito.

Por si fuera poco, Países Bajos firmó una actuación memorable, dado que ganó todos sus partidos y marcó un total de 13 goles que le permitieron doblegar a rivales de la talla de Noruega, Suecia, Inglaterra y Dinamarca.

No obstante, aunque Wiegman se erigió en la estratega que guió a Países Bajos a la conquista del título y es sin duda una merecidísima candidata al Premio The Best al entrenador de la FIFA 2017 de fútbol femenino, hemos querido saber más acerca de qué es exactamente lo que hace de ella una entrenadora “increíble”.

Van de Donk respondió amablemente a las preguntas de FIFA.com y nos reveló los cinco ingredientes clave que componen la fórmula del éxito de su seleccionadora.

1: Dedicación y meticulosidad
“La entrenadora se ocupó de hasta el más mínimo detalle y esa es sin duda una de sus grandes virtudes. Fue increíble lo bien que preparó todos y cada uno de los partidos. Independientemente del rival, siempre analizó todos los aspectos y nos resultó de enorme ayuda. Las jugadoras siempre tuvimos claro que estaba informadísima sobre los equipos a los que nos enfrentábamos y que sabía cuál era la mejor forma de sacar el máximo provecho a nuestras virtudes y contrarrestar las de las rivales".

"Además, la seleccionadora conoce a nuestro equipo como la palma de la mano. Antes de ser entrenadora fue una excelente jugadora (que superó las 100 internacionalidades con Países Bajos), y adquirió mucha experiencia durante la etapa en que ejerció de técnica a nivel de clubes. Cuando asumió el cargo de seleccionadora ya atesoraba un gran conocimiento de las futbolistas neerlandesas y eso es algo que se ha notado desde el primer día”.

2: Serenidad ante la presión
“Durante la Eurocopa dio mucha tranquilidad al equipo. Nunca se estresaba con nada. No en vano, creo que es una persona tranquila por naturaleza. Eso resultó de gran ayuda para que las jugadoras pudiésemos sacudirnos la presión, relajarnos y disfrutar del certamen”.

3: Capacidad para elegir las jugadoras y la táctica adecuadas
“Se mostró flexible cuando la situación lo requirió, pero en términos generales teníamos un once bastante consolidado y creo que el hecho de que no cambiase demasiadas cosas nos vino bien. El equipo había interiorizado el plan de presionar al rival y sabíamos a qué queríamos jugar en cada partido. La entrenadora se aseguraba de que saltasen al terreno de juego las jugadoras adecuadas y consiguió que el plantel creyese en una misma idea y que todo el mundo estuviese listo para aportar su granito de arena cuando resultase necesario. Se podría decir que, de alguna manera, se las arregló para acertar en todo”.

4: Capacidad para crear el ambiente apropiado
“La seleccionadora nos inculcó una mentalidad ganadora, pero lo hizo sin meternos demasiada presión. De antemano nunca hablaba de la posibilidad de ganar el certamen. Lo único que decía era que teníamos que ir partido a partido para así superar la fase de grupos. Sin embargo, una vez que nos clasificamos para la segunda ronda, la convicción de que podíamos ser campeonas surgió en nuestras cabezas sin que ella dijese nada. Simplemente empezamos a pensar que íbamos a ganar a cualquier rival que se nos pusiese por delante”.

5: Gestión de personas
“Es una persona muy normal, y lo digo en el buen sentido de la palabra. Es muy fácil hablar con ella y no tiene ningún problema en echarse unas risas con las jugadoras. Se toma las cosas con calma y se preocupa mucho de tratar adecuadamente a todo el mundo. Su intención era que todas nos sintiésemos felices y cómodas tanto en el campo como fuera de él, y el ambiente que creó en el equipo resultó muy positivo”.