Alessandro Rosa Vieira, conocido en todo el mundo como Falcao, ha conquistado en dos ocasiones la Copa Mundial de Fútsal de la FIFA. Falcao se ha convertido en un auténtico icono del deporte, y su nombre en sinónimo del fútsal. El jugador causó sensación cuando era sólo un muchacho en las filas del Guarapira antes de su fichaje por un coloso, el Corinthians. A lo largo de su carrera de clubes ha militado en varios equipos brasileños, incluidas dos estancias notables en el Associação Desportiva Jaraguá. Sin embargo, fueron sus actuaciones en los escenarios internacionales las que lo hicieron famoso en todo el mundo.

Debutó en los escenarios mundiales en Guatemala 2000, como parte de la Seleção que cayó en la final a manos de España, curiosamente su única derrota en tiempo reglamentario o en la prórroga en 34 partidos del Mundial de Fútsal. Cuatro años después, Brasil terminó tercera, tras perder a los penales contra España en semifinales, pero Falcao conquistó la Bota de Oro y el Balón de Oro adidas. En 2008, en calidad de anfitriones, Falcao y Brasil se desquitaron por fin con una victoria a los penales contra España en la final disputada en el Maracanazinho, y el dorsal número 12 de Brasil volvió a adjudicarse el Balón de Oro de la competición.

En 2012, la Seleção conquistó un segundo título consecutivo, con una victoria en la prórroga de la final contra su eterna rival, España. Falcao anotó el gol del empate que abocó el partido a la prórroga. A continuación, antes del Mundial disputado este año en Colombia, anunció su intención de colgar las botas. Sin embargo, el destino no quiso que cerrara con broche de oro a su ilustre carrera. La Seleção sufrió una derrota contra Irán en la tanda de penales que decidió su encuentro de octavos de final (donde Falcao transformó su lanzamiento), y quedó eliminada de la competición antes de semifinales por primera vez en su historia.

El enorme impacto de Falcao en este deporte quedó expresado en el gesto que tuvieron para con él los iraníes tras eliminar a Brasil en Colombia. Sabiendo que era el último partido de su carrera, en lugar de manifestarse mutuamente la alegría por el triunfo, decidieron celebrar una notable trayectoria que ha trascendido el fútsal y despedirse del ala brasileño manteándolo por los aires. Los tres goles de Falcao en su último encuentro sellaron todavía más su legado, pues pusieron su cosecha total en los Mundiales de Fútsal en 48 tantos, una cifra que convierte al dorsal número 12 de Brasil en el máximo goleador de la historia de la competición.

Como resultado de su notable contribución al deporte, Falcao ha recibido el Premio de la FIFA a una carrera sobresaliente en la ceremonia de The Best FIFA Football Awards™ en Zúrich de manos de  Andriy Schevchenko.