Cristiano Ronaldo recordará 2016 por haber alcanzado la cima de su carrera en tres frentes: con su club, con su país y en el plano individual. Se proclamó campeón de Europa con el Real Madrid y con Portugal (con triunfos en la Liga de Campeones de la UEFA y en la EURO 2016) y ha grabado definitivamente su nombre en la historia futbolística al conquistar el premio de mejor futbolistas del mundo por cuarta vez.