Imperturbable rey de la arena
© Getty Images

La selección brasileña de fútbol playa se ciñó su cuarta corona consecutiva en una Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Dubai 2009 que dominó de principio a fin. Durante una semana del mes de noviembre, la Auriverde desplegó todo su talento en la playa de Jumeirah para dejar claro su superioridad en esta especialidad.

“Tenemos un don. Y en Brasil hay muchos jóvenes talentosos que podrían defender con igual eficacia la camiseta de la Seleçao. La unión, el respeto, el amor que hay en este vestuario nos ha guiado a este éxito, a este cuarto título, que es la recompensa a mucho trabajo”, decía Benjamín, el capitán brasileño y el más veterano de los jugadores que hemos visto en Dubai.

Nadie logró hacer sombra a la veteranía y excelencia del juego canarinho que en la final llegó al tercer tiempo con una ventaja de 8-1 sobre Suiza. Nada que objetar a la debutante selección europea que en su primera participación en una Copa Mundial se colgaron una merecida medalla de plata, gracias en gran parte a los goles del desequilibrante Dejan Stankovic, que se llevó además la Bota y el Balón de Oro adidas. Los suizos fueron los grandes animadores de este torneo con un juego vibrante y efectivo.

Portugal tuvo que conformarse con la medalla de bronce y su capitán Madjer volvió a recibir dos galardones individuales, pero esta vez de plata. La selección lusa no llegó a brillar en su todo su esplendor y figuras como Alan o Belchior pasaron más desapercibidas que en citas anteriores. Aún así, nos regalaron un espectáculo goleador en la final de consolación contra Uruguay: 14-7, el partido con más goles de la historia del torneo.

La Celeste llegó a la semifinal con una muestra de la famosa garra charrúa que le permitió dejar en el camino a una España poco brillante en cuartos y recuperarse de un inesperado traspié inicial ante Islas Salomón.

No hay enemigo pequeño
Aquella derrota por 6-7 de Uruguay ante los isleños, fue una de las varias sorpresas a las que asistimos en Dubai en la fase de grupos. “El nivel del fútbol playa ha aumentado muchísimo y así las fuerzas se han ido igualando, con lo que cualquier rival te puede derrotar”, reconocía el delantero charrúa Ricar.

Aún así, los cuartos de final volvieron a ser un cita de viejos conocidos, salvo por la presencia de Suiza y Japón. De la mano del brasileño Rui Ramos, su entrenador en 2005 (cuando consiguió un meritorio 4º puesto en Río de Janeiro) Japón llegó a los cuartos con pleno de victorias en un grupo que incluía a Españal. Los nipones pusieron contra las cuerdas a los lusos en la lucha por las semifinales y sólo un gol de Belchior en el último minuto decantó la balanza.

Rusia fue desde el principio la selección señalada como favorita para desafiar con posibilidades a los brasileños. Pero un triplete de Stankovic dejó a los chicos de Nikolai Pisarev fuera de juego en cuartos.

España no fue ni de lejos la selección de hace año y sufrió constantemente en cada uno de los partidos de esta edición. Su capitán Amarelle llegó, recién recuperado de una lesión, tras la primera derrota en el debut ante Japón. Les tocó sudar por cada punto desde ahí, y la suerte se les acabó ante Uruguay.

Islas Salomón volvió a quedar varada en la etapa inicial. Los representantes africanos, Nigeria y Costa de Marfil, y los de CONCACAF, El Salvador y Costa Rica, tampoco lograron superar la fase de grupos. Los ticos, en su primera incursión en la cita global, tuvieron poca suerte en el sorteo y les tocó bregar con Rusia, Italia y Argentina, tres pesos pesados de la especialidad. En un grupo tan exigente, tampoco la Albiceleste logró sobrevivir. La suerte se puso del lado de la Squadra Azzurra que llegó a la última jornada de su grupo sin depender de sí misma para avanzar. Si la victoria de los argentinos ante Rusia hubiese llegado en el tiempo regular en lugar de los penales, los sudamericanos hubieran dado un paso más.

Esta edición tuvo un calendario atípico ya que los 32 partidos se disputaron tan sólo 7 días. Un programa exigente pero los equipos estuvieron a la altura de las circunstancias y respondieron con espectáculo y goles. De hecho, Dubai 2009 ha sido la segunda edición más prolífica tras Río de Janeiro 2006.

Nos tocará esperar dos años para volver a disfrutar de una Copa Mundial de Beach Soccer ya que después de cinco ediciones, la cita se convierte en bianual. “Espero que ahora tomen la responsabilidad las confederaciones para organizar torneos de beach soccer hasta que llegue el próximo mundial. Porque este deporte no es como el fútbol y necesitamos de competiciones para seguir en forma y adelante”, pedía Madjer. Aquí seguiremos pendientes de todos ellos.

Participantes
Argentina, Bahréin, Brasil, Costa de Marfil, Costa Rica, Emiratos Árabes Unidos, España, Italia, Japón, Nigeria, Portugal, Rusia, Islas Salomón, El Salvador, Suiza, Uruguay.

Clasificación definitiva
1 -. Brasil
2 -. Suiza
3 -. Portugal
4 -. Uruguay

Goles (total)
284 goles anotados en los 32 partidos disputados. Una media de 8.8 goles por partido.

Máximos goleadores
Dejan Stankovic (SUI), 16
Madjer (POR), 13
Buru (BRA), 8