Más festejos en la arena
© Getty Images

Rusia ha hecho historia en la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Rávena 2011. El combinado europeo derrotó con claridad en la final a Brasil, el equipo más laureado de la competición y anterior campeón, y conquistó así su primer título mundialista. Dos de los integrantes de la selección rusa tuvieron razones adicionales para festejar, ya que además lograron premios individuales.

FIFA.com te presenta a todos los galardonados:

Balón de Oro adidas: Ilya Leonov (Rusia)
El capitán de Rusia tuvo el honor de alzar el trofeo que acredita a su selección como campeona del mundo y recibió además el Balón de Oro adidas al mejor jugador del certamen. Leonov fue el ganador de la votación que se celebró entre los representantes de la prensa acreditada. El dorsal número 8 de Rusia se reveló durante toda la fase final como el auténtico líder de su equipo y no sólo marcó goles importantes, sino que también organizó la defensa y creó mucho peligro a balón parado.

Balón de Plata adidas: André (Brasil)
El atacante brasileño fue un continuo incordio para las zagas rivales y apareció siempre que su equipo lo necesitó. En la apretada victoria sobre Nigeria en cuartos de final, André inclinó la balanza del lado sudamericano con sus goles. Su juego espectacular y efectivo le permitió conquistar el corazón de los aficionados y también el Balón de Plata adidas en calidad de segundo mejor jugador del certamen.

Balón de Bronce adidas: Frank Velásquez (El Salvador)
El Salvador fue el equipo revelación de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA 2011. El conjunto centroamericano logró un éxito histórico al meterse en semifinales. El principal artífice de la gran actuación del cuadro salvadoreño fue el cazagoles Frank Velásquez, aunque el atacante no sólo brilló por sus goles. Velásquez creó problemas a las zagas rivales con su velocidad y su capacidad rematadora, y su trabajo se vio recompensado con el Balón de Bronce adidas.

Bota de Oro adidas: André (Brasil)
Pese a que no pudo conquistar un quinto título mundial consecutivo para Brasil, André tuvo ocasión de consolarse con la Bota de Oro adidas. El habilidoso atacante anotó un total de 14 tantos y se convirtió así en el máximo goleador de la cita de Rávena.

Bota de Plata adidas: Madjer (Portugal)
Una vez más, se esperaba mucho de Madjer en este certamen. El capitán de Portugal logró un total de doce goles, algunos por medio de espectaculares chilenas y potentísimos lanzamientos de falta, lo que le hizo merecedor de la Bota de Plata adidas.

Bota de Bronce adidas: Frank Velásquez (El Salvador)
El delantero de El Salvador llevó peligro al arco rival siempre que recibió la pelota. Velásquez no fue únicamente el máximo goleador de su equipo, sino también el tercer mejor artillero de la competición. El ariete centroamericano anotó un total de nueve goles en el Stadio del Mare y conquistó así el Balón de Bronce adidas.

Guante de Oro adidas: Andrey Bukhlitskiy (Rusia)
El portero ruso fue uno de los principales artífices de la victoria de su equipo en la cita de Rávena. Andrey Bukhlitskiy desesperó a los delanteros rivales con sus paradas e incluso mantuvo su puerta invicta en el partido de la fase de grupos contra Tahití. El guardameta internacional completó una actuación magnífica en su tercera participación en una Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA. El Grupo de Estudios Técnicos (GET) de la FIFA eligió a Bukhlitskiy mejor portero del certamen y le concedió el Guante de Oro adidas.

Premio Fair Play de la FIFA: Nigeria
En cuartos de final, Nigeria puso a Brasil contra las cuerdas y solamente dio su brazo a torcer en la prórroga. El conjunto africano encandiló a los aficionados con su fútbol ofensivo y se comportó con gran deportividad sobre el terreno de juego, por lo que se hizo merecedor del Premio Fair Play de la FIFA.