El Monterrey hace cumbre otra vez
© EFE

Dejando constancia una vez más de su poderío a lo largo del último decenio, el Monterrey se proclamó campeón continental por segunda vez consecutiva. Al retener la corona de la Liga de Campeones de la CONCACAF, los Rayados han renovado su salvoconducto para la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, y ya estarán pensando en la manera de mejorar su desempeño del pasado diciembre en Japón 2012, donde acabaron en quinto lugar. Hasta entonces, saborearán a fondo el placer de agregar otra copa a su vitrina.

En el triunfo de los Albiazules sobre el Santos Laguna en la final de la prueba reina de Norteamérica, Centroamérica y Caribe, ha habido otra cosa que ha quedado clara: los clubes mexicanos ocupan un lugar preponderante entre la élite de la región. En efecto, el Monterrey estuvo acompañado por sus compatriotas Pumas de la UNAM y Santos Laguna en las semifinales. El Toronto FC canadiense, equipo que compite en la MLS, completó el cuarteto. FIFA.com revisa todos estos detalles y más que pasarán a los anales de la cuarta edición de la Liga de Campeones de la CONCACAF.

El campeón
Desde que el campeonato regional adoptó su actual formato hace sólo cuatro años, el Monterrey no sólo ha ratificado la tendencia de triunfadores mexicanos en la competición, sino que además se ha convertido en el primer equipo que la ha ganado dos veces. Y para colmo, seguidas. Los Rayados han cosechado tres títulos de la liga mexicana en los últimos nueve años, y bajo la tutela del que acaso sea el mejor entrenador de México ahora mismo, Víctor Manuel Vucetich, han volado a gran altura este curso.

En los primeros compases de la campaña, un segundo título regional parecía una ambición desmedida para un equipo que estaba sufriendo en la liga doméstica. Sin embargo, en la última ronda de la fase de grupos, el defensor del título reencendió la mecha de las ilusiones al vencer por 2-1 al Seattle Sounders y adueñarse del primer puesto del Grupo D con 12 puntos. Luego de una pausa de cuatro meses, La Pandilla volvió a la carga en cuartos de final despachando al Morelia con holgura y batiendo por un marcador agregado de 4-1 en semifinales al Pumas. Este último triunfo coincidió con un subidón de forma en el Clausura mexicano, que los encaramó hasta el segundo puesto de la tabla de cara a la ronda eliminatoria del campeonato.

En la ida de la final, los regiomontanos amarraron un 2-0 sobre el Santos Laguna gracias a un doblete de Humberto Suazo. El Santos había demostrado una gran casta para remontar tanteadores adversos en los prolegómenos de la competición, pero su victoria por 2-1 en la vuelta no fue suficiente para engalanar las calles de Torreón, y al final fueron los Rayados quienes echaron las campanas al vuelo.

La sorpresa
Tras acabar en lo más alto del grupo más feroz, el Galaxy de Los Ángeles quedó fuera de combate contra el Toronto FC, contendiente en la MLS e inesperado semifinalista de la presente edición de la Liga de Campeones. El Galaxy no resolvió su clasificación en la fase de grupos sino hasta el último momento, y por el más escaso de los márgenes en la puntuación, pero se las arregló para meterse entre los ocho mejores. Lamentablemente para sus seguidores, su triunfo en la Copa de la MLS 2011 le pasó factura, en vista de que a continuación no pudo sobrepujar a su adversario canadiense en el duelo de cuartos continental.

Recién comenzada la temporada de la Major League Soccer, el Galaxy dio la impresión de flojear pese a contar con un incomparable contingente de artilleros en sus filas, como el internacional irlandés Robbie Keane y el inglés David Beckham. De hecho, el guardameta del Toronto, Milos Kocic, paró un sinfín de remates de Keane y fue uno de los principales responsables de la victoria canadiense por 1-2 en el Home Depot Center californiano, tras su respetable empate por 2-2 en la ida disputada en el estadio BMO. Mientras el Galaxy se lamía las heridas de la derrota, los hinchas del Toronto FC tenían mucho que celebrar: su club se había convertido en el primer conjunto canadiense en escalar hasta esas alturas de la cumbre regional. La alegría, sin embargo, no les duró mucho, pues su tren descarriló en su choque contra el Santos Laguna del afilado Hérculez Gómez.

El jugador destacado
Humberto Suazo (Monterrey)
Desde que la temporada pasada ayudara al Monterrey a ceñirse su primera corona de la Liga de Campeones de la CONCACAF en su actual formato frente al Real Salt Lake de la MLS, el internacional chileno se ha transformado en un engranaje clave del dispositivo atacante de los Rayados. Aunque no pudo participar en el partido de vuelta de la final contra el Santos por sanción, Chupete encarriló el triunfo de los suyos en el último obstáculo con sus dos goles en el encuentro de ida. Con ese doblete, elevó su cuenta particular en el torneo a siete tantos, deshaciendo el empate que mantenía con el lagunero Oribe Peralta en el primer puesto de la tabla de goleadores y haciéndose acreedor a la Bota de Oro. Es la primera vez que un jugador no mexicano finaliza la competición como máximo acertante.

Números que hablan
12: Son las finales que Víctor Manuel Vucetich ha disputado y ha ganado como entrenador de siete clubes mexicanos diferentes, cinco de ellas con el Monterrey.

La frase
"Sin duda, es una bendición. Creo que nos guía la mano de Dios. La clave es trabajar duro siempre y armar equipos con una mentalidad fuerte y un deseo constante de mejora. De todos modos, creo que el mérito es de los jugadores. Son ellos los que hacen el trabajo en el campo, los que se sacrifican y demuestran lo que valen. Nosotros ponemos nuestro granito de arena para sacar lo mejor de los jugadores, pero luego son ellos los que hacen todo el trabajo", Víctor Manuel Vucetich, entrenador del Monterrey.

¡Que se oiga tu voz!
¿Cuál fue tu momento favorito de esta Liga de Campeones de la CONCACAF?