Corinthians y Boca van por la gloria
© AFP

El sorprendente gol en los últimos minutos de partido en la Bombonera hizo algo más que transformar instantáneamente a Romarinho en ídolo de su hinchada. El toque sutil y frío del chaval de 21 años por encima del portero Agustín Orion, que dio al Corinthians el empate 1-1, será un tranquilizante muy poderoso a la hora de encarar con optimismo el encuentro de vuelta por la final de la Copa Libertadores 2012 frente a Boca Juniors.

Ahora bien, hay unas cuantas razones de peso para que los corinthianos no se excedan en su autocomplacencia, a pesar de que jugarán en su casa de Pacaembu y de que les basta una simple victoria para celebrar  un título que hasta ahora siempre se les ha escapado. La principal es que enfrente tendrá a un equipo acostumbrado a salir airoso en la Copa. Sobre todo, fuera de casa. Y además, contra clubes brasileños.

Vale aclarar que el campeón, además de la gloria, será el representante de Sudamérica en la próxima Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2012..

El partido
Corinthians (BRA) - Boca Juniors (ARG)
Miércoles 4 de julio, 21:50 (hora local), Pacaembu, Sao Paulo

Que a los brasileños les conviene andarse con mucho cuidado ante su público contra Boca Juniors, hexacampeón de la Libertadores, ya se pudo comprobar en esta misma edición de la prueba reina continental: en las postrimerías del encuentro de cuartos, el Fluminense, protagonista de la mejor campaña en la primera fase, ya estaba pensando en la tanda de penales cuando Santiago Silva silenció el Engenhao con su gol y decretó la clasificación de los Xeneizes.

Pero ése no fue más que uno de tantos capítulos con final feliz para Boca frente a equipos brasileños en los últimos tiempos. Desde el año 2000, Boca Juniors ha disputado tres finales de la Copa Libertadores contra clubes de Brasil. En todas ellas -contra el Palmeiras en 2000, el Santos en 2003 y el Gremio en 2007- se llevó la mejor parte, y en las tres ocasiones jugó el segundo encuentro fuera de casa: venció a los palmeirenses a los penales en 2000 después de empatar 0-0, y ganó los otros dos pulsos contra el Santos (1-3) y el Gremio (0-2).

Es decir: aunque sólo fuera por la historia, el Corinthians haría bien en ser prudente y afrontar el choque con mucho tiento, cosa que Tite, su técnico, no se cansa de repetir, aunque con un añadido zumbón: "Si fuera por la mística, ya estaríamos fuera. Todo el mundo dice que el Corinthians no va bien en la Libertadores. Desde el primer partido estoy oyendo eso...".

El duelo individual
Paulinho - Juan Riquelme
Regido por su dorsal número 10 en el campo, Boca Juniors medirá fuerzas con un Corinthians reputado por su disciplina táctica y su cohesión. Mientras el maestro argentino dicta el ritmo e inclina la suerte a favor de los Xeneizes, como viene haciendo desde los octavos de final (sin hablar de las otras tres cumbres de la Libertadores coronadas por el equipo bajo su mando), el cuadro brasileño cuenta con un jugador que personifica la eficiencia colectiva: Paulinho, teórico volante defensivo, se echó el equipo a la espalda y marcó el gol de la clasificación contra el Vasco, y además fue determinante en el enfrentamiento contra el Santos en la semifinal.

¿Sabías que…?
Desde 2005, la Copa Libertadores de América ha celebrado todas sus finales en escenarios brasileños. En efecto, Sao Paulo (2005), Porto Alegre (2006 y 2007), Río de Janeiro (2008), Belo Horizonte (2009), Porto Alegre (2010) y nuevamente Sao Paulo (2011) han albergado las últimas finales de la prueba reina de clubes sudamericana.

Números que hablan
20: Son los años que han pasado desde la última vez que un combinado brasileño supera en la final de la Copa Libertadores a uno argentino. El último en conseguirlo fue el São Paulo, que derrotó al Newell's Old Boys por penales en el Morumbi en 1992, y aferró por primera vez el cetro de la competición continental. De allí en adelante, los argentinos han prevalecido en las cinco finales libradas contra representantes de Brasil.

Las frases
"Boca se ha ganado un respeto mundial a fuerza de copas y títulos ganados. Por eso vamos a Brasil a buscar la Copa, a pasarlos por arriba. ¿Si me veo campeón? Sí, a cara de perro. Soy muy optimista", Santiago Silva, delantero de Boca Juniors, en entrevista con FIFA.com.

"Si nos llevamos este trofeo que nunca hemos podido tener en nuestra vitrina, la hinchada del Corinthians no olvidará durante un buen rato lo importante que fui para el club, sea dando asistencias, haciendo goles o robando balones",  Jorge Henrique, delantero del Corinthians, en entrevista exclusiva para FIFA.com en vísperas de la final.