Un Campeón invicto e inédito
© AFP

La ciudad de São Paulo amaneció este jueves engalanada de negro y blanco, aunque eso no tiene nada que ver con la nostalgia: los motivos son más que recientes. Después de muchos años de soñar y perseguir este objetivo, el Corinthians se ha proclamado al fin rey de América al conquistar la primera Copa Libertadores de su historia.

La hinchada del Corinthians, una de las más numerosas del mundo —se calcula que son más de 25 millones de personas solo en Brasil—, tomó las calles de la metrópoli vestida con los colores del club, enarbolando banderas y lanzando cohetes, en una celebración que se prolonga durante toda la semana. Tal es la dimensión de la fiesta por el ansiado trofeo, logrado a lo grande, merced a un triunfo en la final sobre el poderoso Boca Juniors. Lo suficiente para compensar la eliminación sufrida en la fase preliminar del año pasado a manos del Tolima, pese a contar con astros como Ronaldo y Roberto Carlos en su plantel, además de otras frustraciones en el transcurso de las últimas décadas en una competición que sus principales adversarios ya se habían adjudicado.

El campeón
Con solo cuatro goles en contra, sin perder ni un encuentro, el Corinthians salió imbatido de algunos de los estadios más ingratos para los visitantes de toda Sudamérica: el São Januário, del Vasco da Gama (0-0), Vila Belmiro, del Santos (0-1), y, por último, La Bombonera, de Boca (1-1).

Esos choques correspondieron respectivamente a cuartos de final, semifinales y la final, todos ellos ante ex campeones del torneo, que fueron incapaces de doblegar a un rival muy compacto. Gracias a esa unión, reforzada por el apoyo del público, el equipo únicamente recibió un tanto en su feudo del Pacaembu, obra de Neymar.

El técnico Tite confeccionó un gran equipo, cuyo valor total superó a la suma de todas sus piezas. Su esquema se caracterizó por una defensa muy activa, generalmente adelantada, que presionaba en la salida del balón. Y, cuando tenía el esférico en sus pies, los ataques eran verticales y expeditivos.

En octavos de final, su víctima había sido el Emelec, al inicio de las eliminatorias de un certamen de alto nivel e imprevisible, con otros firmes candidatos al título, como Universidad de Chile, Vélez Sarsfield y Libertad, entre otros.

Las sorpresas
Por primera vez desde 2004, Ecuador situó a dos clubes en la fase de eliminatorias, con la clasificación de Deportivo Quito y Emelec. En cambio, ningún representante uruguayo salió airoso de las liguillas.

En el plano individual, una historia increíble fue la del atacante Romarinho, del Corinthians, que, en el primer balón que tocaba en todo el torneo, vio puerta nada menos que en La Bombonera, para desesperación de los seguidores de Boca, instantes después de ingresar a la cancha. Sorprendió incluso a los suyos: tan solo se trataba de su tercer partido con el equipo.

Jugadores destacados
En el Corinthians destacó el colectivo, pero en la recta final despuntó el delantero Emerson. Después de firmar la diana de la importantísima victoria a domicilio sobre el Santos en semifinales, dio a Romarinho la asistencia del empate en Buenos Aires. Y su mejor momento llegó en la gran final, donde puso la guinda a una magnífica campaña mediante dos nuevos tantos.

En las filas de Boca, el veterano Juan Román Riquelme perdió la primera final de la Copa Libertadores de su carrera, tras alzar los títulos de 2000, 2001 y 2007, pero demostró que su calidad continúa marcando diferencias, al erigirse en líder de los Xeneizes. Otro curtido mediocampista que no deja de llamar la atención es Deco, quien comandó al Fluminense en la primera fase. El equipo acusó su baja cuando tuvo que medirse con el propio Riquelme.

Entre los jóvenes, hay que mencionar a Neymar, máximo realizador de la prueba junto a Matías Alustiza, con ocho goles para el Santos, campeón de 2011, y Dorlan Pabón, quien materializó siete con Atlético Nacional.

¿Sabías que…?
El Corinthians es el primer equipo que gana el torneo sin conocer la derrota desde 1978. El anterior había sido, precisamente, Boca Juniors. En total, ha habido otros tres campeones invictos: Santos en 1963, Independiente en 1964 y Estudiantes en 1969 y 1970.

Números que hablan
3:
los clubes brasileños suman ya tres temporadas consecutivas de títulos en la Copa Libertadores. No sucedía desde el trienio 1997-1999, con Cruzeiro, Vasco da Gama y Palmeiras. Tan solo otro país ha conseguido una secuencia semejante, Argentina, con cuatro trofeos entre 1967 y 1970 —uno para Racing y tres de Estudiantes—, y otros cuatro entre 1972 y 1975, todos de Independiente.

La frase
“Somos campeones invictos, pero los anteriores lo fueron con siete u ocho partidos. ¿Disputar 14 partidos y ser campeón invicto? No tengo la dimensión de lo que significa eso, pero pasará mucho tiempo hasta que alguien lo repita. Ese asunto de la suerte del campeón es la mejor manera de despreciar el trabajo de alguien”, Tite, entrenador del Corinthians.